Suscribirse

Editado el libro: “El directivo estoico: ¿nueva o vieja gestión de la res publica?”, de Miguel Ángel Martín García

El propósito fundamental de este libro no es otro que recuperar el valor de los clásicos más lejanosy su legado, realizando lo que podríamos denominar como una adecuada y justa “gestión del conocimiento” recibido.

A tal fin, se desvela la relación y convergencia existentes entre las aportaciones de los  principales filósofos estoicos de comienzos de nuestra era con las propuestas y recomendaciones de algunos de los clásicos más destacados del “management” contemporáneo. Es decir, se pretende subrayar la coincidencia entre lo que se denomina “sabiduría estoica” y “sabiduría directiva” para hacer frente a los problemas de dos momentos históricos, el actual y el de la que definimos como “Roma estoica”, que tienen unos indudables rasgos en común (crisis personal y de valores, desvinculación del individuo respecto de la comunidad y del interés general y cuestionamiento de las estructuras estatales y  de su papel en el marco de la nueva sociedad mundializada).

Por “sabiduría directiva”, entendemos las aportaciones de destacadas figuras del “management” anglosajón como Peter Drucker, Stephen Covey, Henry Mintzberg, John Whetten o Kim S. Cameron, así como las de un clásico español en la materia: Juan Antonio Pérez López. En el otro término de la comparación, la “sabiduría estoica” es la de los principales autores del estoicismo romano: Cicerón, Epícteto, Séneca y Marco Aurelio.

En obras como La naturaleza del trabajo directivo de Henry Mintzberg, Los siete hábitos de la gente altamente efectiva de Stephen R. Covey, el Desarrollode habilidades directivas de David A. Whetten y Kim S. Cameron, Lapráctica del managementde Peter F. Drucker o Fundamentos de la direcciónde empresas de Juan Antonio Pérez López se nos presentan los rasgos fundamentales que, a su juicio, deben configurar el perfil del gerente o del directivo. Lo que, precisamente, pretende subrayarse en este libro es que esos mismos rasgos o características están presentes en los textos de autores estoicos como Epícteto (en sus Disertaciones o en su Manualde Vida o Máximas), Séneca (en sus Cartas a Lucilioy en sus “Tratados Morales), Marco Aurelio (en sus Pensamientos o Meditaciones) o Cicerón (en las Disputaciones Tusculanas, Las Leyes, La República y, fundamentalmente, en Sobre los Deberes).

Efectivamente, si el directivo de hoy se adecuara a las recomendaciones de los autores estoicos de comienzos de nuestra era, estaría en condiciones de asumir el reto de la dirección y gestión de las organizaciones de nuestro tiempo en total sintonía con las recomendaciones básicas formuladas por esos otros clásicos más próximos del “management” contemporáneo.

Puede,en definitiva,  afirmarse que existe un paradigma directivo, un modelo de “directivo estoico” que, basado en una adecuada percepción del entorno, un continuo trabajo de perfeccionamiento personal, la motivación y liderazgo   de las personas y la orientación a resultados, configura una nueva gestión de la Res Publica que se inspira en el viejo legado estoico de la Roma de la Antigüedad, un modelo que recuperamos como tradición críticamente revalidada, un modelo humanista y racional que constituye una buena opción para que el directivo de nuestro tiempo optimice su  desempeño y resultados y para que  las organizaciones estén en mejores condiciones de  responder eficazmente a los retos del cambiante contexto relacional y global de la sociedad tecnológica en la que vivimos.

Diseñado por:
Jaitek