Suscribirse

Blogs

Blogs
Martes 09 de Junio de 2015 19:25

WATERLOO

por Juan Pedro Escanilla

Creo que fue Marx el que dijo (no sé si de su cacumen o citando a alguien) que la historia se escribe dos veces, una como tragedia y otra como comedia. Parece que los humanos nos empeñamos en darle la razón haciendo el ridículo siempre que podemos.

El próximo 18 de junio hará justo doscientos años desde que se libró la batalla de Waterloo, que terminó con el imperio de Napoleón, tras el sobresalto de los cien días, y cambió el mapa político de Europa incluida la creación del Reino Unido de los Países Bajos del que se independizará poco después la actual Bélgica, que, paradójicamente, había sido modernizada bajo el dominio francés.

Fue una batalla sangrienta en la que se perdieron 55000 vidas. Lejos de los records habituales, sobre todo de los actuales dónde los civiles mueren a mansalva, pero impresionante si se tiene en cuenta que sólo duró doce horas.

Conmemorar las batallas es algo habitual. Sobre todo las victorias (¿Qué ciudad importante no tiene su arco del triunfo?) pero todos sabemos que también hay países a los que les gusta celebrar sus derrotas, sobre todo si están orgullosos de ellas: Para los griegos la defensa del paso de las Termópilas es una gesta nacional. Cómo para nosotros Numancia.

Los franceses, sin embargo, no deben estar muy orgullosos de su papel en Waterloo porque han puesto el grito en el cielo cuando los belgas, que combatieron como aliados de los ingleses, han intentado acuñar una moneda de dos euros con el león de Waterloo en una de sus caras.

No sé si el público en general, salvo los coleccionistas, suele fijarse mucho en los grabados de las monedas. A lo sumo las guardamos cuando están relucientes y tenemos una tendencia natural a soltar las más viejas o usadas, ley de Gresham obliga, sin indagar mucho a que viene uno u otro motivo. A pesar de eso, sesudas mentes europeas, reunidas en el ECOFIN han decidido que era muy feo molestar al vecino recordándole sus derrotas. Y cómo las tonterías nunca vienen solas, o quizás para compensar, también se ha impedido a Francia emitir una moneda conmemorando la batalla de Mariñano en la que vencieron a los milaneses y suizos hace ahora 500 años.

No sé lo que harán los franceses, pero los belgas, que tienen una gran habilidad para encontrar soluciones a todo, han decidido finalmente acuñar una moneda de 2,50 euros. Cómo no tendrá curso legal difícilmente podrá oponerse el ECOFIN, así que la moneda existirá y tendrá el mismo status que tienen las monedas conmemorativas que desde hace tiempo se venden al pie de la colina del Mont Saint Jean, cerca de Waterloo, una de ellas con el mismo león en una cara, y que son acuñadas por …. surprise ! … La casa de la moneda de la República francesa

 

Sábado 23 de Mayo de 2015 18:11

El amplio mundo de Quincy Jones

por Leopoldo Simó

23/05/2015

El amplio mundo de Quincy Jones

 

En los anteriores artículos que han aparecido en este blog he escrito sobre intérpretes (principalmente), estilos, locales, festivales, instrumentos e incluso del jazz en algunas ciudades, como fueron los dos dedicados a Nueva York y el que escribí sobre Paris. Pero éste, que comienzo ahora, no sé dónde encuadrarlo, porque su protagonista abarca tantas facetas del mundo artístico que no resulta fácil etiquetarlo. Pero me parecía obligado dedicar un artículo a quien ha sido protagonista de tantos hechos en el mundo de la música. Hablar sobre Quincy Jones es tan fácil como difícil. Fácil porque su vida es tan rica y extensa que hay mucho que decir sobre él y sobre lo que ha significado en el mundo de la música y muy especialmente en el jazz y difícil ... por lo mismo, porque es tarea ardua resumir en una pocas líneas esa vida.


QuincyJones

Quincy Jones en el Montreux Jazz Festival 2013, homenajeado por sus 80 años

 

Quincy Jones es ante todo un gran músico y, como tal, un amante de la música. Pero es mucho más que eso, porque sus actividades no se han limitado a lo largo de su extensa carrera a la interpretación y composición. Empezó tocando la trompeta en clubs de Seattle, ciudad a la que se trasladó con su familia desde Chicago, donde había nacido en 1933. Tenía entonces 14 años de edad. Y ahora, además de tocar trompeta y piano, desempeña los roles de arreglista, compositor, director de orquesta, productor discográfico, de cine y televisión, director ejecutivo de medios de comunicación, editor y hasta escritor si consideramos la autobiografía que escribió y publicó en 2001, Q: The Autobiography of Quincy Jones. Y aunque sus orígenes musicales están en el jazz y esta música ha sido su principal dedicación, también ha cultivado otros estilos, como el pop, soul, bossa nova o rock, lo que a veces le ha supuesto la crítica de quienes no entendían este alejamiento del jazz, que por otra parte QJ nunca ha abandonado. Pero una de las facetas de QJ que mayor reconocimiento y agradecimiento merece es la del apoyo y promoción que presta a nuevos y jóvenes intérpretes. A su edad y habiendo sido todo en el mundo de la música es de agradecer esa dedicación suya para dar a conocer nuevos talentos en la interpretación musical. Más adelante volveré sobre ello.


Cuando empezó a escuchar bebop quedó inmediatamente atraído por aquel sonido que revolucionó el jazz en los años 40. La trompeta de Dizzy Gillespie, que fue enseguida su ídolo, y el saxo de Charlie Parker le cautivaron tanto que no paró hasta conseguir una beca en el Berklee College of Music de Boston, donde completó sus estudios de música. De ahí pasó a tocar la trompeta en la orquesta de Lionel Hampton, viajando por medio mundo. Después, en Paris, decidió continuar sus estudios musicales con la célebre profesora Nadia Boulanger y con 26 años Quincy Jones ya dirigía su propia orquesta. Es demasiado extensa la lista de músicos con los que ha tocado, para los que ha hecho arreglos, para los que ha compuesto o a los que ha dirigido como para relacionarlos a todos aquí, pero son innumerables y de lo más variado, además de los más famosos. Es el músico que más premios Grammy ha obtenido, 27, y el que más nominaciones tiene a ellos. Y más records, como el de ser el productor del disco más vendido de todos los tiempos, Thriller, de Michel Jackson, con el que trabajó y grabó en múltiples ocasiones. O también el de ser el productor de la canción que mayores ventas ha tenido en la historia de la música, We are the world, que se grabó con la participación de un buen número de grandes intérpretes en 1985 para recaudar fondos para luchar contra el hambruna en Etiopía. Ha sido nominado a los Oscar en media docena de ocasiones por las bandas sonoras o canciones que compuso para importantes películas, es Doctor Honoris Causa por varias universidades y poseedor de un sinfín de galardones y premios.


Son más de seis décadas, casi siete, las que Quincy Jones ha dedicado a la música, y lo que le queda, seis décadas que comenzó como intérprete y que ha cubierto transitando por todas las facetas imaginables que pueda tener el mundo musical. Ha grabado más de 250 discos como intérprete de trompeta y piano, como director de orquesta o con otros artistas, interpretaciones a las que siempre imprime su enorme sentido del ritmo, algo que lleva muy dentro, recordemos que sus orígenes vienen del bebop, un estilo que se caracteriza por el fuerte protagonismo de la sección rítmica y el uso del fraseo rápido. Toda su música recogida en esos más de 250 discos, desde los primeros que grabó en los años 50 hasta los últimos editados, que incluyen una recopilación de sus mejores temas, como Anthology, Quincy o From Q with love, o el último (creo) en 2014, Bossa Nova/Quintessence. Su disco Anthology contiene verdaderas joyas del jazz, como Harlem Nocturne o Quintessence.


Anthology

Portada del disco Anthology

 

Quincy Jones se ha hecho habitual de los festivales más importantes. El de Montreux no se concibe sin su presencia y la de algunos de sus intérpretes promocionados. Y ahora QJ dedica gran parte de su tiempo al descubrimiento y promoción de jóvenes promesas, a través de su productora Quincy Jones Productions. Algunos de estos músicos jóvenes en los que está volcado Quincy Jones me han parecido realmente interesantes cuando he escuchado sus grabaciones.

Alfredo Rodríguez es un buen pianista cubano -Cuba sigue dando muy buenos músicos- que ya ha grabado tres discos. Los últimos dos años, 2013 y 2014, ha tocado en el Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona.

Andreas Varady es un guitarrista, originario de Eslovaquia, que siendo aún adolescente (ahora tiene 17 años) había tocado ya en un buen número de festivales internacionales (en el de Montreux tuvo su primera actuación en 2012) y en los mejores clubs de jazz de Europa.

Nikki Yanofsky es una joven cantante canadiense de jazz y pop que ha actuado ya en varios países europeos y Japón, además de sus constantes actuaciones en Canadá y Estados Unidos.

Jacob Collier creo que es uno de los intérpretes preferidos de Quincy Jones, quizá porque lo ve como un genio y un músico muy completo. No empezó con la música de jazz hasta los 14 años, antes había estudiado canto. Compone, es vocalista, toca el piano y el contrabajo y es uno de los músicos más visitados en Youtube. Ha tocado ya varios años en el festival de jazz de Montreux y este año repite compartiendo escenario con genios como Chick Corea, Herbie Hancock y Melody Gardot.


JacobCollier

Programa del Montreux Jazz Festival 2015. Auditorio Stravinski, 16 de julio

 

Justin Kauflin es un caso especial y también uno de los músicos predilectos de Quincy. Un chico que empezó a tocar el violín y el piano a los cuatro años y que poco después se quedó ciego debido a una enfermedad de las denominadas raras. Ya en su adolescencia cambió la música clásica por el jazz y estudió con excelentes músicos. En 2014, bajo la dirección de Alan Hicks, interpretó el documental Keep On Keepin' On, que relata la historia de amistad del joven Justin y el gran trompetista y maestro de maestros Clark Terry (fallecido hace tan solo tres meses, en febrero de 2015) y que ha obtenido varios premios y fue nominado a los Oscar como mejor documental. Por entonces ya estaba Justin con Quincy Jones, con quien ha hecho varias giras y actuado también en el festival de Montreux.


Y no solamente los que acabo de mencionar, porque son más los que están en la órbita productora de QJ. Pero el apoyo y promoción de jóvenes intérpretes no se limita a la producción, que a fin de cuentas es una de las actividades de Quincy Jones y para eso creó su propia productora, sino que también promociona a otros músicos sin que sea él el responsable de la producción de los mismos. Tal es el caso, por ejemplo, de la barcelonesa Andrea Motis, trompeta, saxo y voz, de la que ya he escrito en un par de artículos en este blog y una de las grandes realidades ya del jazz en España. En el festival de Peralada, en julio de 2011, Quincy Jones presentó personalmente y apadrinó a varios artistas, entre los que estaban la jovencísima pianista Emily Bear y Andrea Motis, que entonces acababa de cumplir 16 años.


Peralada2011

Quincy Jones con Andrea Motis y Emily Bear. Festival Castell Peralada, 20 julio 2011

 

Quincy Jones, un octogenario que no para de trabajar y que sigue dedicando todo su tiempo a la música, que en definitiva ha sido y es su vida.

 

Martes 19 de Mayo de 2015 07:41

INCERTIDUMBRE

por Juan Pedro Escanilla

 

Cualquiera que haya entrado alguna vez en un casino y haya apostado una ficha, aunque sea pequeña, a la ruleta, ha conocido ese momento mágico en el que la rueda empieza a girar más lentamente y los números empiezan a hacerse visibles. En nuestro fuero interno todos empezamos a especular haciendo cálculos imposibles, tratando de adelantarnos al destino incluso a sabiendas de que no podemos cambiarlo porque, mesdames et messieurs, les jeux sont faits.

Antes era más fácil. Cualquiera podía jugar a adivino porque lo único que había que acertar era si el partido favorito podría gobernar sólo o tendría que hablar catalán en la intimidad.  Ahora, a cada partido favorito le ha salido un clon, un hijo rebelde que aspira a comérselo aunque sea a base de mimetizarlo: un espejo mágico donde los votantes quieren verse sin la caspa de la casta, sin los granos de la corrupción, sin las arrugas del cansancio por las recetas fallidas.

Unos y otros se miran de reojo al tiempo que contemplan las evoluciones de la bolita en la corona superior a la de los números: A golpe de encuesta van atisbándose posibles resultados: Par, impar; Rojo, negro; Izquierda, derecha. Todos saben que ninguno podrá hacer saltar la banca, así que lo importante es hacer guiños a unos y otros sin perder en el intento  todo su capital político.

Los nuevos partidos políticos tienen el atractivo de su frescura. Y en un país donde cada uno lleva un ministro de economía o de trabajo, incluso uno de asuntos exteriores, en el bolsillo, la crítica da réditos. Es este clima de ruptura con el pasado el que han sabido aprovechar tanto Podemos como ciudadanos para plantar cara a sus hermanos mayores, llevándose, de paso, por delante a los que lo habían intentado cuando los tiempos no estaban maduros.

Pero todo tiene sus límites y las cargas de podemos contra Izquierda Unida y de Ciudadanos contra UPyD no eran sino maniobras tácticas para volver a lo que es el objetivo de todo partido que aspire a gobernar en los países de nuestro entorno: Ocupar el centro.

Este proceso se ha cobrado ya sus víctimas en un Podemos que cada vez quiere parecerse más al PSOE y, de otra forma, porque su origen y evolución es diferente, afectará también a Ciudadanos. ¿Cómo se recompondrán izquierda y derecha tras todo este barullo? ¿Volveremos al bipartidismo imperfecto, sea quien sea quien resulte ganador en cada bando, o se consolidarán cuatro grandes partidos a nivel nacional?

La sucesión de acontecimientos electorales (más aún que la ausencia de cultura de pactos que es un recurso manido: se aprende rápido) va a hacer que los resultados sean de difícil digestión, cómo en Andalucía donde, si no fuera por las municipales y autonómicas hace ya semanas que tendríamos gobierno, con o sin Chaves dimitido de todos sus cargos.

Porque el talón de Aquiles, tanto de Podemos como de Ciudadanos es su ambigüedad. Se puede repetir hasta la saciedad que ya no importa lo de derechas o izquierdas, pero la realidad es tozuda. Creo que fue Mariano Fernandez Enguita (perdón si me equivoco) quien publicó hace un tiempo en Facebook la percepción de los ciudadanos: Podemos aparecía a la izquierda del PSOE pero no tanto cómo IU y el más transversal de todos era Ciudadanos (la campana de Gauss perfecta). No sólo por eso, sino por su posición en el espectro, parece que Ciudadanos puede ser la pareja de baile deseada por todos, a condición de que tenga la talla suficiente para bailar en pareja.

Así que se avecinan tiempos complicados en los que se evocarán toda suerte de espectros políticos: El frente nacional; La gran coalición; La pinza. Cada uno sentirá el vértigo de la bolita girando con la mirada puesta en noviembre y en las consecuencias de un paso mal dado. Pero al final cada uno tendrá que optar y definirse porque incluso para cambiar el sistema hay que tomar el poder.

Herrar o quitar el banco.  Pero que nos ahorren las votaciones sin fin y los discursos sin lógica.

 

 

Martes 21 de Abril de 2015 17:39

Conferencia de D. Francisco Rubio Llorente

por Academia

 Conferencia de D. Francisco Rubio Llorente:

“Reflexiones sobre el  Estado contemporáneo”

en la Academia Española de Administración Pública.

 

Madrid, 16 de abril de 2015

Con asistencia de numerosos académicos se celebró la Conferencia de Don Francisco Rubio Llorente el día 16 de Abril de 2015, que fue seguida de una Asamblea que admitió a dos nuevos miembros: Doña Consuelo Sánchez Más y Don Francisco Machancoses . A continuación tuvo lugar una cena a la que asistieron más de veinte académicos.

Las principales ideas expresadas por el conferenciante fueron las siguientes :

En las últimas décadas del siglo XX el Estado cambia su anterior sistema de financiación basado en altos tipos impositivos, por la emisión de deuda pública. Con ello, al vínculo de dependencia democrática del electorado –del que el Estado recibe la legitimidad política–, pasa a sumarse el sometimiento estatal a las condiciones del mercado financiero –tipos de interés que configuran la viabilidad económica de lo público–.

 

Pero el desplazamiento del Estado en la tensión entre “democracia” –que tiende a concentrarse espacialmente en un territorio o nación– y “mercado” –que tiende a expandirse y superar todas las fronteras–, puede apreciarse en otras manifestaciones:

 

þ Organizaciones internacionales[1] con un alto poder de influencia en las políticas públicas estatales, que funcionan total o parcialmente en el ámbito del mercado, como son las “agencias de rating” que, desde el marco del mercado –sus principales accionistas son fondos de inversión–, ejercen una enorme influencia en el flujo de capitales hasta el punto de condicionar la viabilidad económica nacional[2].

 

þ El único monopolio que le queda al Estado es el del uso de la fuerza física, el trabajo “de cocina” de controlar los flujos migratorios y la acomodación de sus políticas a las necesidades de flexibilización laboral del mercado. Las reglas formales e informales vienen del espacio sin fronteras del mercado –Agencias de Rating, FMI, BM, BCE–, al Estado nacional le corresponde  la misión de garantizar la seguridad y orden público interno así como el revestimiento institucional que refuerza la vigencia de las orientaciones/decisiones tomadas en ámbitos sin legitimidad democrática.

 

þ La tensión Estado – mercado tiene otras muchas manifestaciones esenciales en la configuración institucional del Estado de Derecho:

û  El fortalecimiento del ejecutivo frente al parlamento a lo largo de todo el siglo XX, que relega al legislativo a la función de caja de resonancia de las opiniones políticas.

û  El ascenso del poder judicial frente al resto de poderes del Estado con la judicialización de la política y la politización de la judicatura (CGPJ)

û  La plusvalía política que supone la posibilidad de anular la ley desde la interpretación jurisdiccional de la Constitución por el TC.



 

 

Miércoles 15 de Abril de 2015 09:45

PRIMARIAS DE QUITA Y PON

por Juan Pedro Escanilla

 

Está de moda decir que la culpa de todos los males la tiene el bipartidismo. Puede ser. De momento, los partidos que denuncian el bipartidismo han conseguido una gran victoria cargándose a los dos partidos más pequeños del arco parlamentario.  Que a su vez denunciaban también el bipartidismo.

 

He conocido, de lejos o de cerca, países con diversos sistemas y no me ha parecido nunca que hubiera una correlación del tipo a menos partidos, más corrupción. La casuística es muy variada y da para todo. Si hay, lógicamente aunque con bastantes excepciones, una tendencia a que los sistemas electorales mayoritarios den lugar a grandes partidos (o coaliciones) y que los proporcionales permitan la floración de más partidos que al final tienen que entenderse en pactos post electorales.

 

Por otra parte, es  claro que la calidad del sistema electoral (sea mayoritario o proporcional) determina la calidad de la democracia. No se trata sólo de que aspectos técnicos cómo el tamaño o distribución de las circunscripciones pueda beneficiar a unos u otros sino, sobre todo, de que, en función del mecanismo para ser candidato y eventualmente elegido, el diputado (u otro cargo electo) se sentirá responsable de sus actos ante el conjunto de los ciudadanos o únicamente ante la estructura del partido que lo colocó en la lista.

 

El sistema electoral español provoca la ilusión de que los ciudadanos eligen a sus representantes, lo cual no es totalmente cierto. En puridad, el ciudadano vota listas y elige cuantos escaños le tocarán a cada partido, pero es el partido quien determina a la hora de hacer las listas, quienes tienen prioridad para sentarse en esos escaños. Por supuesto, la presencia de determinados nombres puede atraer más o menos votos pero no necesariamente en beneficio de la persona atractiva.

 

Así las cosas, los elegidos  se deberán a los aparatos que los han puesto en las listas más que a los ciudadanos que han votado a estas. Está claro que el sistema  democrático queda muy resentido de la ausencia de eso que los anglófonos llaman accountability.

 

Tan resentido que ha llegado a ser obvio que algún tipo de remedio había que poner.  Tiene el PSOE el mérito de haber sido el primero en importar el sistema de las primarias, que en los países que yo sé que se utiliza tiene otras funciones, y ahora lo utilizan muchos partidos. Lamentablemente no se ha ido más lejos. Hubiera sido preferible modificar el sistema electoral con fórmulas más adaptadas a la democracia (listas abiertas, circunscripciones uninominales u otras) pero para los partidos las primarias, dando satisfacción a la ilusión de democrática, tienen la ventaja de que no son obligatorias y, además, sus efectos son reversibles.

 

Este último aspecto lo conoce bien mi hermana Concha. Cómo, lógicamente, es un tema en el que no soy imparcial, me limitaré a los hechos más claros:

 

Luis Tudanca, secretario general del PSOE en Castilla y León, él mismo elegido en primarias, animó a todas las agrupaciones de la región a realizar procesos de primarias para escoger a los candidatos a las diversas elecciones. A su rueda, la agrupación de Béjar, en la que milita mi hermana, se puso a la tarea de hacer unas primarias para las candidaturas por Salamanca a las Cortes de Castilla y León. Lista en la que tradicionalmente Béjar ha llevado el segundo candidato. El propio Luis Tudanca estuvo en Béjar prometiendo que la voz de los militantes se tendría "muy en cuenta"

 

 El caso es que mi hermana arrasó. Y al hacerlo, técnicamente, debía reemplazar a la actual procuradora de Béjar, candidata en anteriores ocasiones. El problema es que esta señora habría apoyado al secretario general regional cuando éste desbancó al anterior.

 

Así que de Béjar a Salamanca algún papel se traspapeló y mi hermana, con el ochenta por ciento de los votos de los militantes se cayó de la lista. Parece que Luis Tudanca, al final, tuvo que optar entre pagar favores o mantener su palabra. No sé si su elección tendrá algún efecto positivo para él mismo pero de paso se ha cargado la agrupación de Béjar y ha mostrado lo grande que le viene el sillón que en el pasado ocuparon hombres de la talla de Demetrio Madrid o Jaime Gonzalez.

 

Y una parte de la soberanía popular estará representada por una persona a la que sus propios compañeros han negado su apoyo. Supongo que, en su ingenuidad, se creerá que es una élue du peuple.

 

Así que ya va siendo hora de que el PSOE de un paso más y, más allá del parche de las primarias, se plantee una reforma electoral que profundice en la democracia y que impida estos esperpentos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Martes 24 de Marzo de 2015 17:43

Un placer no culpable

por Ana Martínez Arce

Dos recetas seguidas sin un gramo de mantequilla....y juraría que no tengo fiebre....Debe ser que el otro día me probé un bikini y me rendí a la evidencia: puede que antes del 40 de mayo no haya que quitarse el sayo, pero la operación bikini habría que haberla empezado ya y yo estaba hasta antes de ayer (y probablemente mañana vuelva) venga a hacer tartas de 3 pisos de chocolate, nueces, caramelo y demás ingredientes recomendados por cualquier entrenador personal.

 

La ensalada del otro día todavía llevaba bacon, pero el "cake" de hoy, si se puede llamar cake ¡es todo un descubrimiento! No lleva mantequilla, solo lleva dos cucharadas de harina - y encima integral- y lleva azúcar moreno, y aún así es de los mejores bizcochos/pasteles/cakes de zanahoria que he probado en la vida. No sé si llamarlo cake porque tiene una textura muy suave, jugosa y esponjosa - de hecho lo veo más bizcocho de merienda o de postre que de desayuno. Más que nada porque como lleva tan poca harina, para desayunar te tomas la mitad y ni te enteras....

 

 

Lo descubrí un día en un blog que me encanta: Just a little bite y me apunté la receta y compré las zanahorias, pero cuando también lo vi en otro blog que también me gusta mucho,  Las Recetas de Piluka, ya no había escapatoria: había que probar el "cake-chollo": chollo porque está buenísimo y te lo comes sin sentirte culpable para nada. Animo a todo el mundo a que lo haga porque es fácil, sano y el que lo pruebe, sin saber lo que lleva, nunca adivinaría que es light. Si encima lo comes con algo de azúcar glas espolvoreada por encima....¡está que te mueres!

 

 

La receta la tenéis aquí o aquí.

 PD. Esta es una página web que he creado con mi hermana: www.hermanasarce.com 

 

 

 

Domingo 22 de Marzo de 2015 20:02

Classicauto 2015

por Alejandro Lazcano

Classicauto 2015                          

Comienzo este articulo destacando que me ha costado más que otros años llegar al recinto ferial de la Casa de Campo de Madrid, donde se ha celebrado la sexta edición de Classicauto.

¿Será que estamos saliendo de la crisis, o bien que está aumentando el número de aficionados a este tipo de evento?

También podría ser que se producen concurrentemente ambas circunstancias, de forma que quedémonos con esta conclusión.


Esta edición se ha cebrado los días 20, 21 y 22 de febrero de 2015, y afortunadamente ha mantenido su localización en el recinto del palacio de Cristal de la Casa de Campo y aledaños, donde cada vez más huele a clásicos y la retina establece una clara asociación entre este tipo de vehículo, los árboles y las cristaleras, con vistas a la zona noble de Madrid del Palacio Real, pero que permite perder la mirada en la sierra de Navacerrada completamente nevada y en las cuatro torres de Chamartín.

Como de costumbre hemos comenzado nuestra visita en la planta superior, donde destacaremos la exposición de los 40 años del centro de I+D+I de Martorell de Seat, el concurso de elegancia Frederique Constant, y una curiosa exposición de vehículos y material militar denominada Militaria, además de otra serie de stand de clubs y particulares, y un notable incremento de expositores de motos, cuya presencia ha ascendido respecto a pasadas ediciones.


En la planta intermedia se mantiene la diversidad de stand dedicados especialmente a los recambios de motocicletas y venta de unidades de segunda mano. Destacamos en este sentido el notable interés por las Vespa, de las que es relativamente sencillo encontrar piezas, así como las antiguas Montesa, Bultaco y Ossa.

Al mismo tiempo se pueden encontrar motos de marcas extranjeras, bien rehabilitadas, o bien en un estado propicio para la rehabilitación, de las que nos quedamos con alguna BMW K75, y especialmente una Indian, que junto a un velomotor nos parecieron los más destacables. También se podían encontrar una gran diversidad de espejos retrovisores, relojes antiguos, específicos para agua, aceite, cuentarrevoluciones o velocímetros en general.


Por fin pasamos a la planta inferior que está dedicada a la venta de coches antiguos o metidos en años de los que destacamos un Fiat 131 Abarth en muy buen estado, un BMW 635 CSI que aparentaba estar sacado hace poco de fábrica, un Ford Thunderbird que además de estar muy bien restaurado, disponía ya de matrícula histórica, o para terminar, un Triumph TR4 que no denotaba estar oxidado lo cual no es habitual en estos coches ingleses.


En cuanto a la venta de todo tipo de repuestos, destacamos que afortunadamente muchos de ellos son de nueva fabricación aunque aplicables a este tipo de vehículos, lo cual permite reponer averías que provocan en muchos casos, la desagradable circunstancia de que nuestro clásico no pueda pasar la ITV. Entre estos, destacamos a los italianos Lamolinara, a uno con piezas específicas de Abarth, los fabricantes de colectores y escapes de acero inoxidable gallegos, y muy especialmente a un fabricante de lunas para vehículos clásicos (retrolunas) que en mi caso me va a permitir cambiar la del Porsche 914 que lamentablemente se ha roto al sacarla para pintarlo.


En la parte exterior del recinto había exposición de vehículos clásicos en general que se concentraban en la parte alta de la entrada, y de club representativos de marcas o modelos específicos como los Renault 4/4, o los Seat 124, que se posicionaban al final de la calle principal.

Para finalizar esta revisión de Classicauto 2015, nos vamos a detener en una visión más detallada de la planta superior del recinto de cristal, ya que allí se concentraban las piezas y expositores más interesantes.


Comenzaremos por el stand conmemorativo de los 40 años del centro de Martorell en el que la firma Seat, exponía alguno de sus vehículos icónicos como el 124 Sport, pero que su parte más espectacular era la de los prototipos de futuros vehículos, en los que había una concentración de estudios aerodinámicos sobre el Seat León realmente interesantes.

En segundo lugar destacamos la amplia zona reservada al concurso de elegancia Frederique Constant, dedicada a los vehículos descapotables previos a 1940, en el que además del Hispano Suiza que resultó vencedor, nos sorprendió el Ford T amarillo situado a la derecha del espacio de exposición que estaba en un magnífico estado de conservación.


En tercer lugar destacamos la exposición Militaría de vehículos militares organizada por la Fundación Don Rodrigo, el stand de Porsche en el que el concesionario Madrid zona norte mostraba alguna restauración de sus modelos, especialmente un 911 964, y otros actuales como el Cayenne o el 991, el stand de BMW Alpina, el de la escudería Repsol con un material de competición de primer orden, una representación de vehículos de la mítica empresa española Barreiros que nos permitió recordar el Simca 1000 o el Dodge Dart, y muy especialmente el stand conmemorativo de Ángel Nieto en el que se exponían las motos protagonistas de sus 13 campeonatos.


En esta zona encontramos también diversos restauradores especializados en devolver la vida a vehículos con graves deficiencias como la corrosión, las transmisiones rotas, o los motores gripados, como La Cochera en el entorno Mercedes, pero quiero destacar el stand de vehículos restaurados de colección de Francisco Pueche en el que había un magnífico Rolls Royce matricula 16224 de Bilbao, y como protagonista destacado un Bugati T30 de color azul como no podía ser de otra manera, que había pertenecido a su último propietario 50 años.


En definitiva esta VI edición de Classicauto ha demostrado claramente la consolidación de este evento y del planteamiento de su organizador ERMEVENTS

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Sábado 21 de Marzo de 2015 21:39

I I SUBIDA A LA MADERA

por Alejandro Lazcano

I I SUBIDA A LA MADERA

El pasado 22 de Junio de 2014 se celebró la prueba de regularidad de vehículos históricos denominada informalmente como “Memorial Jose Motores” y formalmente con el nombre indicado en nuestro titular.


Para nosotros iba a ser nuestro segundo intento de aprender a enfrentarnos a este tipo de actividad, de manera que como primera medida y dadas nuestras dificultades de cronometraje en la primera prueba, tratamos en esta, de mejorar nuestro equipamiento de medida.

En primer lugar adquirimos un equipo con tres relojes digitales, que se usa en cualquier tipo de rallye, y plasma la hora con minutos y segundos en su primer marcador, el cual se usa como referencia en todo momento. Los otros dos marcadores permiten medir intervalos, siendo el central el que mide el tiempo total transcurrido desde que marcamos el inicio de cualquier tramo, mientras que en el tercero de los marcadores se mide de forma inversa, es decir, se fija un tiempo para hacer un recorrido, y al marcar inicio comienza a descontar el tiempo que transcurre y por tanto podemos ver lo que nos queda para terminar.


Complementariamente a estos marcadores, estuvimos evaluando los que permitiesen medir la distancia recorrida, que en su formato más sencillo llevan las bicicletas aplicados a la rueda delantera, y que permiten también medir la velocidad, partiendo del mismo principio, es decir el número de vueltas dadas por la rueda. Estos aparatos se denominan odómetro y velocímetro, pudiendo encontrarse en el mercado en formato mecánico como el que acabamos de comentar, electromecánico o electrónico, siendo las marcas más conocidas Terratrip, Brantz o Blunik.

En nuestro caso nos decidimos por un Monit Q 20 de producción Neozelandesa ya que permitía calcular la velocidad media, como novedad respecto a otros modelos. Además adquirimos una sonda que se instala sobre la pinza de freno de la rueda delantera derecha y es el elemento de envío de información al equipo.

Lo primero que hay que hacer después de instalarlo es calibrarlo, por lo que salimos a la carretera y aprovechamos un poyete de medición de punto kilométrico como señal de inicio y se para al llegar al siguiente. Con esta información y la proporcionada por la sonda, el equipo comienza a representar las distancias y tiempos de nuestro recorrido, sin más que iniciar el aparato, cada vez que queramos tomar mediciones.

A continuación, y aprovechando el rutómetro que teníamos de nuestro primer rally, empezamos a hacer los mismos tramos midiendo tiempos y tratando de mejorar nuestra percepción. Lo cierto es que no siempre se mejora, ya que lo normal es encontrar tráfico y se desbarata toda la medición, por lo que se progresa con mucha dificultad.


Por fin una tarde nos fuimos hacia Gijón, donde está el puerto de la madera, y uno de nuestros puntos de referencia fue la Escuela de futbol de Mareo donde paramos para enviar unas fotos a los chicos que en su día hicieron un curso de verano allí. Después seguimos recorrido y llegamos a la estación de servicio de Cepsa, al lado de la cual estaba la explana desde la que saldríamos, y que sería el punto de concentración entre los tramos.

Tomando como referencia este enclave, tratamos de dar unas vueltas por las carreteras adyacentes hasta el propio puerto de la madera, pero dado que no teníamos todavía el rutometro, era mera especulación y solo servía para conocer el tipo de carreteras que había por la zona.

Una vez hecho este trabajo preparatorio, solo quedaba esperar al día de la prueba para ver que tal salía todo, así que nos dedicamos a disfrutar de toda la zona de Llanes y alrededores, incluyendo alguna que otra prueba con el medidor Monit por la antigua carretera entre Ribadesella y Llanes que pasa por Nueva de Llanes y Celorio, pero que debido al tráfico, a pesar de ser una carretera bastante tranquila, impedía tomar referencias en la mayor parte de nuestros intentos.


Por fin llego el día 22 y salimos temprano hacia Gijón por la autovía del Norte en dirección al punto de neutralización. Al llegar nos encontramos con algunos de los vehículos que participaron en la otra prueba, como eran el R5 Maxi Turbo o un Porsche 911 Turbo, si bien me llamo mucho la atención un Renault Alpine, muy similar en lo que a aspecto se refiere, al que utilizo Jean Pierre Darniche en el Montecarlo.

Es evidente que para los aficionados a los vehículos históricos como es mi caso, este es un magnifico momento de dar una vuelta y aprovechar para ver los coches participantes, si bien el deber nos llamaba y tras recoger la documentación, colocamos los números en el coche, en este caso el 58, y comenzamos a anotar las horas de referencia de cada tramo sobre el propio rutómetro en base a la hora de partida del primer participante y nuestro número.

Acto seguido nos llamó la organización para repasar las últimas instrucciones, y por fin al coche para esperar la formación de la cola de salida y la cuenta atrás en la carpa para iniciar nuestro recorrido.


He de decir que este era un recorrido para los lugareños ya que a poco del recorrido dejamos de encontrar las referencias del recorrido que se mencionaban en el rutometro, y comenzamos a encontrar coches que iban en sentido contrario, tratando de recuperar la ruta preestablecida, si bien, era prácticamente imposible, por lo que al cabo de un rato de intentarlo, regresamos al principio del tramo y comentamos lo acontecido a la organización, que lo tomo como inexperiencia, pero que en lo que a nosotros respecta, lo tomamos como resultado de una mala organización, de lo que a priori era un rally de regularidad, pero que en realidad consistía en un recorrido de celebración para los residentes de la zona.


En definitiva, una mala experiencia, que ha minado nuestras ganas de mejorar en este mundo y que contamos para que los que se inicien, en caso de ocurrirles lo mismo, no se depriman.

Otra vez será.

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Viernes 20 de Marzo de 2015 21:07

XVIII RALLYE COSTA CANTABRICA

por Alejandro Lazcano

XVIII RALLYE COSTA CANTABRICA

El pasado día 27 de abril de 2014, organizado por la Peña Motorista de Asturias, en colaboración con la Escudería GES, se celebró la 61ª CONCENTRACION DE COCHES HISTORICOS, denominada Rallye Costa Cantábrica.

El reglamento aplicado en esta prueba se basa en la normativa de la Federación Española de Vehículos Antiguos (FEVA). En cuanto a los admitidos a participar se consideró a aquellos vehículos fabricados con anterioridad al 31 de diciembre de 1974. Se establecía también un trofeo específico GEMAR para vehículos deportivos y versiones deportivas de vehículos de gran serie matriculados después del 1 de Enero de 1975, siempre y cuando hubieran cumplido 25 años desde su fabricación ó primera matriculación, debidamente documentados, atendiendo primordialmente a su estado original, y no permitiéndose vehículos con transformaciones importantes.

El principal motivo por el que estamos describiendo este rallye de vehículos históricos y no otro, es porque supuso nuestro bautismo en este tipo de prueba a los mandos de nuestro Porsche 944 de 1985, por tanto nos inscribimos en la segunda categoría de vehículos según antigüedad.

Dado que el 944 tiene el velocímetro en millas por haber sido comprado en Seattle, teníamos un primer problema para seguir la velocidad máxima y media por tramo. Por otro lado, el reloj es muy suyo, y funciona a su aire, con lo que suponía el segundo problema a resolver, ya que es fundamental salir de cada tramo a la hora fijada puesto que de lo contrario, y para recuperar retrasos, habría que ir más rápido y por tanto exceder la velocidad máxima establecida y ser penalizado en los controles ocultos que se instalan a lo largo del recorrido.


La única solución que se nos ocurrió fue utilizar el iPhone como elemento de control de hora, y así empezamos a practicar sobre lo que nos habían soplado que iba a ser el primer tramo, ya que se repite todos los años, y que parte de la salida de Cue hacia Andrin, para luego tomar la carretera nacional hacia Colombres.

Lo cierto es que te das cuenta al hacer estas prácticas, que o bien te dedicas a controlar la velocidad media a cumplir, o bien te dedicas a seguir la ruta fijada en cada recorrido, pero ambas cosas se hacen complejas para el navegante, sobre todo si es su primer rallye, ya que el piloto solo debe conducir, escuchar las instrucciones del navegante y sobre todo mantener la calma de este según nos recomendaron los veteranos de estas lides.

En cuanto a las normas básicas de un rallye de regularidad, indicar que al inicio y no antes, para evitar malas prácticas, te dan lo que se conoce como RUTOMETRO, que es un mapa de cada tramo, en el que te indica si hay dirección a la derecha o izquierda, salida primera, segunda, etc de cada rotonda, elementos de referencia a lo largo de la ruta como puede ser un puente, un paso a nivel, una iglesia o una gasolinera, pero lo más importante son los cruces en los que hay varias posibilidades de continuación, ya que pueden provocar una pérdida de rumbo, y volver a situarte es a veces imposible, con lo que penalizas todo el tramo.

En la parte izquierda del rutómetro está el mapa de cada trozo de tramo y además a la derecha te indica las referencias y las direcciones que debes tomar, además de dejarte espacio para que apuntes la hora de salida y la de llegada. Estas horas dependen de la hora de salida del primer participante, y tu número, ya que como los intervalos de salida de cada participante son iguales, solo tienes que sumar a la hora de inicio, el producto de tu número por el intervalo fijado por la organización entre cada participante.


Por fin llego el día 27 de abril, en el que nos levantamos temprano para echar gasolina, y llegar al parque cerrado de Llanes a las 8h30 para recibir la documentación. Este parque estaba situado en la zona de la antigua cofradía de pescadores al lado del puerto deportivo, y ya teníamos asignado un espacio concreto para aparcar el coche en batería junto a los demás, según el número que nos fue asignado, en nuestro caso el 33.

Tras ir a la carpa de la organización, nos dieron la documentación que constaba de las pegatinas anterior y laterales con nuestro número, el rutómetro, e información genérica sobre la prueba y la escudería y club organizador. Volvimos al coche y pegamos en el capó y puertas respectivamente nuestro dorsal y comenzamos a cumplimentar sobre el rutómetro, las horas de salida y llegada que nos correspondían en cada tramo. A continuación hicimos una revisión del recorrido, que hasta ese momento se había mantenido secreto, y su distribución en los distintos tramos, y casi sin darnos cuenta, oímos la llamada de la organización que nos citaba a todos en un círculo para comentarnos los últimos detalles, así como una desviación que se tenía que hacer en uno de los tramos, y que no figuraba sobre las copias del rutómetro que nos habían proporcionado.


Entre tanto y al volver al coche vimos que nos habían pegado a la ventanilla el transceptor de señal para localizarnos a lo largo de toda la prueba, y vimos como se situaba el primer participante en la carpa de salida hacia el primer tramo.

A partir de ese momento se te acelera un poco el ritmo cardiaco, y vas esperando a que los participantes anteriores a ti se sitúen en la fila de salida, hasta que ves que sale el anterior, en nuestro caso un Renault 5 Maxi Turbo, y por fin nos situamos en la carpa. El organizador nos deseó suerte, nos recordó que respetásemos los límites de velocidad y sobre todo que fuésemos cuidadosos con las indicaciones que nos hiciesen los componentes de la guardia civil de tráfico y los asistentes de la organización, desplegados a lo largo de la prueba, y ya comenzamos a ver los cinco dedos de la mano izquierda del comisario; cuatro, tres, dos, uno, y subidon. Notas que todo en ti funciona más deprisa, ves a la gente a tus costados moviéndose, y tratas de concentrarte en oír lo que te comenta el navegante, y llegas al primer tramo cronometrado, parada detrás del participante anterior a nosotros, sale, te sitúas, te avisa el navegante de que es la hora de salida, primera y arrancando sin pasarte de la cuenta, para que no superes la velocidad límite. Una vez controlado todo, lo más importante es no equivocarte en ninguno de los cruces, ya que al haber tanta gente apostada en la carretera, a veces te impiden ver las indicaciones de las poblaciones o desvíos que te han indicado en el rutómetro.

Al llegar al final del primer tramo, te das cuenta que la tensión te ha superado, y que has ido más rápido de lo previsto, y que hay dos coches esperando para salir hacia el siguiente tramo, con lo que hay que tomar la marcha con más calma, ya que has superado la velocidad media establecida y tienes penalización.

Así, tramo tras tramo por carreteras de montaña llenas de curvas, y posible tráfico de frente, ya que en este tipo de prueba no cierran la carretera y por tanto no solo es que te encuentres vehículos de frente, sino que puedes encontrarte un camión delante y resulta difícil poder adelantar, con lo que el resultado es otra posible penalización por llegar fuera de la hora marcada para finalizar el tramo. Antes de darte cuenta, la primera neutralización, y allí paras y comentas con los compañeros de prueba como ha ido la cosa hasta ese momento, y aprovechas para hacer una parada técnica corporal en el bar próximo.


Después nuevo protocolo de salida y nuevos tramos, así hasta que por fin llegas hasta la neutralización final y se dejan los coches en el parque cerrado de final de rallye.

Todos los que podemos, y no tenemos que volver conduciendo o con el coche en el remolque a las ciudades de origen, ya que estamos alojados cerca, o no trabajamos al día siguiente, nos quedamos al ágape de entrega de trofeos y comentamos con los compañeros lo mal que nos ha ido, así como las penalizaciones que nos han puesto en lugares insospechados, al recibir la clasificación final con las puntuaciones por tramo, y ya por fin saludo y hasta la próxima.

La experiencia fantástica, pero el grado de dificultad muy por encima de lo que cabría esperar, y esto es todo.


Como complemento a nuestra descripción, indicar que además de participar en este rallye con el 944, también lo hizo otro de nuestros coches, en concreto el Seat 600 E, que a los mandos de nuestro buen amigo Cesar Coro habitual piloto de rallies, también quiso probar esta especialidad, pero que según nos indico, se le quedo corta ya que lo suyo no es cumplir un tiempo específico en un tramo, sino llegar lo más rápido posible, de manera que tendrá que tomarlo con más calma.


REFERENCIAS

XVIII Rallye Costa Cantabrica a su paso por Llanes

https://www.youtube.com/watch?v=mJmZl5jF90s

Datos de la escudería

http://gesypma.wix.com/gesypma#!actividades/cdk6

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Domingo 08 de Marzo de 2015 17:52

Leandro Barbieri, un Gato con muchas vidas

por Leopoldo Simó

8/03/2015

Leandro Barbieri, un Gato con muchas vidas

 

Hay quien dice que fue su primera esposa, Michelle, quien le puso el apodo de "Gato" a Leandro Barbieri, otros aseguran que fue un amigo de la juventud quien lo hizo. Y ahora (el mismo día que he publicado este artículo) me dice su segunda y actual esposa, Laura, que fue su madre quien le dio el nombre de Gato, porque tocó una noche en dos o tres clubs de Buenos Aires y pasaba de uno a otro a través de los callejones como un gato. Sea cual sea el origen, lo cierto es que en todo el mundo es conocido como Gato Barbieri, uno de los saxofonistas más importantes del jazz y especialmente del jazz latino. Nació en Rosario (Argentina), en noviembre de 1932 (ó 1934, sus biógrafos no se ponen de acuerdo y Gato no les saca de dudas). Así que en el momento que escribo este post Gato tiene 82 (u 80) años y sigue actuando en los clubs y salas de concierto de este mundo y muy especialmente en los de la ciudad en la que reside desde hace 40 años, que es Nueva York. Pero no siempre ha sido así, porque en la vida de Gato Barbieri ha habido algún que otro parón musical.

Gato Barbieri

Gato Barbieri

Quienes hayan leído algunos de mis artículos saben que no suelo extenderme demasiado en las biografías, porque ya hay muchos sitios que las recogen. Y en este caso, aunque sólo me ceñiré a los principales hitos o momentos que han marcado su trayectoria musical, la biografía de Gato es tan extensa que me ocupará algunas líneas más de lo habitual.

Empezó con doce años a tocar el clarinete y cuando escuchó tocar a Charlie Parker le resultó irremediable pasarse al saxo. Todo eso ocurría aún en su Argentina natal, entre Rosario y Buenos Aires, ciudad a la que se desplazó para continuar con sus estudios de saxo. Y allí, en Buenos Aires, empezó a tocar primero en la orquesta del compositor y pianista Lalo Schifrin, en la que los saxos eran Juan Foti, El Gato (altos), Jorge Barone, Arturo Schneider (tenores) y Mariano Grisiglione (barítono) y más tarde con su quinteto Nuevo Jazz formado por Gato, su hermano Rubén (trompeta), Jorge López Ruiz (contrabajo), Óscar López Ruiz (guitarra) y Osvaldo "Pichi" Mazzei (batería). Esta información me ha sido facilitada por una de sus amigas de juventud, Gladys Corral, y por Jorge López Ruiz, a quienes sinceramente doy las gracias.

 

Y ese fue el inicio de su carrera como músico profesional. En 1962 se trasladó con Michelle, que era de origen italiano, a Roma, recorre algunas ciudades europeas y en Paris conoce al trompetista Don Cherry y se incorpora a su grupo comenzando así una etapa en la que se dedica al jazz de vanguardia y al free jazz que representaba, entre otros, el propio Cherry. Al mismo tiempo se interesa por el cine europeo de la época y participa como intérprete o compositor en algunas bandas sonoras de películas. Como consecuencia de ello se produce un hecho que lo va a lanzar definitivamente a la fama y reconocimiento mundiales. Bernardo Bertolucci le propone que haga la banda sonora de una de sus películas, destinada a ser una de sus más famosas, El último tango en Paris. A partir de ese momento, el año 1972, Gato Barbieri pasa de ser un músico de jazz conocido a ser uno de los más solicitados en todo el mundo. Película y banda sonora están perfectamente acopladas y casi me atrevería a decir que no serían lo mismo ninguna de las dos sin la otra, ambas impregnadas de una sensualidad que ha reconocido el mundo entero.

En este enlace https://www.youtube.com/watch?v=_uQNkFmgyzI podéis escuchar a Gato interpretando el tema principal de la película (5:09 minutos).

Comienza así una etapa de abandono del free jazz y búsqueda de formas más melódicas y latinas que incorpora a todas sus composiciones. Son los años inmediatamente posteriores al Mayo del 68, que Gato vivió intensamente, cuando publica El Tercer Mundo y El Pampero que rompen con su estilo anterior convirtiéndose en uno de los representantes más genuinos del jazz latino. En la serie de cuatro discos Chapter (Chapter One a Chapter Four), que graba entre 1973 y 1975, Barbieri incorpora instrumentos y elementos musicales del folclore sudamericano, especialmente del argentino. Esta serie le proporciona un gran éxito, que le lleva a actuar en el festival de Montreux, pero al mismo tiempo sus detractores, que también los hay, aprovechan este nuevo giro musical de Barbieri para criticar abiertamente su desviación y abandono del jazz más puro.

Circulan muchos vídeos por Internet de actuaciones suyas. En este vídeo (8:03 minutos), subido a YouTube por el usuario Cuthbert J. Twillie (no creo que sea el protagonista de My Little Chickadee), Gato interpreta con Carlos Santana en 1977 el tema Europa, uno de los más celebrados éxitos de Santana, con quien Gato Barbieri colaboró en varias ocasiones.

Gato_y_Santana

Carlos Santana y Gato Barbieri. "Europa" (directo, 1977)

https://www.youtube.com/watch?v=h4Mrp6wuSwk

Durante unos años Gato sigue en la cúspide de la fama, continúa actuando y grabando discos, pero poco a poco se nota en él y en su música una cierta decadencia y en el año 1983, después de publicar su álbum Bahía, deja de grabar (aunque se editan un par de discos más) y unos pocos años más tarde, sobre 1988, Gato entra en un periodo de parálisis musical que le dura varios años y que se acentúa con el fallecimiento de su madre en 1991 y más tarde el de Michelle en 1995. Su estado de ánimo se deteriora y quizá la conjunción de estos acontecimiento sean causa en parte de los problemas de corazón que empiezan a surgirle y que dan con él en el quirófano. Pero Gato demostró tener fuerza suficiente para aparecer de nuevo en los escenarios y en los estudios de grabación. Era el año 1997 y publicó uno de sus grandes discos, Qué Pasa, al que siguieron Che Corazón (1999) y The Shadow of The Cat (2002).

Una vida tan extensa y tan intensa y que musicalmente ha transitado por diferentes estilos da para mucho. Gato Barbieri ha grabado más de 40 álbumes de estilos muy variados, ha tocado con los músicos de jazz más importantes, ha creado sus propias bandas, le han concedido numerosos premios, fue uno de los protagonistas de la película-documental Calle 54, de Fernando Trueba, excelente película dedicada al jazz latino, y hoy sigue tocando su saxo tenor en los clubs y festivales de medio mundo. En el Blue Note de Nueva York siempre hay sitio para él. Sólo en esta primavera ya tiene programadas cuatro actuaciones en este club neoyorkino. Es admirable comprobar cómo un músico que ya era famoso hace más de 50 años y que casi desapareció de los escenarios y de los estudios de grabación durante un periodo largo de su vida sigue despertando el interés de los aficionados al jazz y sigue llenando de público los locales en los que actúa. Prolífico como compositor y como intérprete hasta ha grabado con su saxo el himno del equipo de fútbol del que es hincha desde su infancia, el Newell's Old Boys de Rosario, su ciudad natal.

No resulta difícil identificar el saxo de Gato Barbieri, siempre con notas largas y desgarradas que quizá tengan su origen en aquellas primeras actuaciones suyas en Argentina donde no sólo tocaba jazz; era una época en la que todas las bandas, cualquiera que fuera su estilo, debían de incluir repertorio nacional en sus actuaciones (tangos, boleros, carnavalitos, chacareras). Gato buscó siempre su propio sonido. Admiró a Parker, a John Coltrane, del que dice que era un genio, a Sonny Rollins y a muchos otros saxofonistas, pero él sabía que no tenía que hacer lo mismo que ellos, que tenía que buscar su propia identidad, su propia sonoridad y vaya si la encontró. Un sonido y un fraseo inconfundibles y una música llena de melodía y a la vez impregnada de ese apasionamiento latino que siempre seduce.

Gato Barbieri ha sido un músico al que no ha importado asumir riesgos, un saxofonista decidido. Y pongo como ejemplo unos de sus discos, Yesterdays, editado en 1974 por Flying Dutchman, discográfica para la que grabó Barbieri en los primeros años 70. Contiene sólo cuatro temas: Yesterdays, A John Coltrane Blues (Village Blues), Marnie y Cariñoso. El primero de ellos, Yesterdays, es un tema compuesto en 1933 por Jerome Kern para el musical Roberta (el tema más conocido de este musical quizá sea Smoke Gets in Your Eyes). Yesterdays es un tema que ha sido interpretado por muchos músicos y vocalistas como Artie Shaw, Billie Holiday, Carmen McRae, Ella Fitzgerald, Frank Sinatra o Barbra Streisand entre otros. Un tema que se ha convertido en uno de los estándares de jazz. En 1944 Coleman Hawkins, considerado como el padre del saxo tenor en el jazz y el primero que lo convirtió en instrumento solista, decide incorporar este tema a su repertorio, hace su propia versión, lo graba y lo toca en numerosas ocasiones. Después del gran Hawkins pocos saxofonistas se han atrevido a tocarlo y uno de esos pocos ha sido Gato Barbieri (también hay una grabación de este tema en la que Sonny Rollins toca junto a Coleman Hawkins).

Yesterdays

Portada y contraportada del disco Yesterdays, de Gato Barbieri

La versión de Hawkins es sensacional y de una técnica prodigiosa. Su sonoridad es realmente nítida y su estilo elegante y armónico como corresponde a la balada que está tocando. Creo que nadie le ha superado en la interpretación con el saxo de este tipo de temas, lentos y melódicos. Gato Barbieri ataca el tema de una manera diferente a como lo hace Hawkins. Sus notas son más largas y sus pausas distintas, pero sobre todo la sonoridad de ambos es bien diferente. No trato de comparar ambas versiones para concluir si una de ellas es mejor que la otra, faltaría más, sino de poner de manifiesto lo que es capaz de hacer Gato arriesgándose con un tema que había "hecho suyo" uno de los saxofonistas con mejor técnica de la historia del jazz. Algo similar puede decirse del segundo tema del disco, el de Coltrane.

Ahora, en el 2015, con más de 80 años y algunos problemas de visión, Gato Barbieri sigue siendo tan actual como en los años 70 en que era reconocido como uno de los grandes del saxo y posiblemente el músico argentino de jazz más destacado de cuantos ha habido en la historia de esta música. Estando aún en activo, una trayectoria como la de Gato no podía dejar de aparecer en este blog de jazz actual. Y aunque yo no lo he disfrutado nunca en directo (lo que lamento pero aún no descarto), le debo a él y a su saxo muy buenos momentos escuchándoles.

Página 3 de 22

Blog de Humor

Banner
Diseñado por:
Jaitek