Suscribirse

Blogs

Blogs
Sábado 17 de Octubre de 2015 18:58

Rallye Villa de Llanes 2015

por Alejandro Lazcano

RALLYE VILLA DE LLANES 2015

El pasado día 26 de septiembre se disputo la prueba cronometrada de la edición número 39 del Rallye Villa de Llanes, que se extendió a los días 25 a 27 para el resto de actividades.

El motivo de referirnos a este rallye y no a cualquiera de los otros del calendario nacional, incluido el Princesa de Asturias, que comparte zona geográfica y cuyas fechas los separan dos semanas tan solo, es debido a nuestra vinculación con la localidad asturiana de Llanes, en la que veraneamos hace unos cuantos años, lo que nos permite compartir amistad con muchos aficionados a esta disciplina deportiva.

 


Para nosotros el rallye comenzó el día 22 por la tarde ya que a iniciativa de nuestro amigo Cesar Coro (dueño de CECAR donde nos restauran los históricos) fuimos con nuestro amigo VictorValeiro, copiloto en nuestro grupo de rallyes de regularidad que nos invitó a una “espicha” en su casa (una autentica preciosidad, con un lagar completamente restaurado) y allí coincidimos entre otros con Miguel Fuster, que con su tercer puesto en este rallye consiguió el campeonato de España de rallyes de asfalto, y con Javi Villa, con el que habíamos coincidido en pruebas del mundial de fórmula 1, y que para todos era el sucesor de Fernando Alonso, si bien tras su paso por la GP2 (similar a la fórmula 2) en el equipo Repsol junto a Giorgio Pantano (que participo en formula 1 y gano el campeonato de 2008 de GP2), ha cubierto otras modalidades automovilistas, y que este año ha conseguido el campeonato de España de montaña por tercera ocasión.

Uno de los acicates de la edición de este año consistía en que se había anulado la celebración del rallye de Santander, y por tanto solo queda el rallye de Madrid (RACE) para concluir las pruebas relativas a este año, y por tanto muchas de las especialidades estaban muy próximas a dilucidarse, de ahí el comentario sobre Miguel Fuster.

Nuestra segunda actividad del rallye fue aproximarnos el viernes por la mañana, al Shakedownque se desarrolla para deleite de los aficionados en el tramo de carretera entre los pueblos de Andrin y Cue, pasando por la entrada al campo de golf de Llanes, en la que se dejan ver casi todos los pilotos y los participantes realizan derrapadas de entrenamiento en una subida y bajada sobre una carretera preciosa plagada de curvas.

 


El viernes por la noche nos acercamos al parking del Sablon, donde se encuentra la plataforma de salida desde la cual se hace una simulación de salida, en la que se aprovecha para entrevistar a pilotos y copilotos con la presencia de las autoridades locales y como no, de los miembros de la Escudería Villa de Llanes que son los organizadores de este evento. Destacamos la entrevista con Cañizares, ex portero de Real Madrid y Valencia, que una vez más participaba en este rallye con un Suzuky Swift oficial, y que además de una detallada explicación de los motivos que le impulsaron a comenzar su participación en el mundo de los rallyes, se prestó a ser entrevistado por unos niños del colegio de Llanes que iban a publicar un artículo sobre el rallye. En definitiva, según pudimos saber, de los 235 preinscritos, quedaban 91 coches que según vimos después de hacer las verificaciones quedaron en 87 autorizados.

 


Ya por fin el sábado nos levantamos muy temprano y nos dirigimos a la parte occidental del rallye, justo el tramo Nueva Labra, en el que la primera noticia negativa que obtuvimos del portal de la Organización fue la retirada a poco de salir de Mora, que se consideraba una de las mejores alternativas de esta temporada entre los pilotos jóvenes de la zona. Otro detalle del tramo que nos llamó la atención a todos era la cautela de Fuster, mientras Vallejo y especialmente Jonathan Perez con su Mitsubishi Lancer Ev. IX, superaba a ambos Porsche 911, 997 GT3, así como a los otros cuatro de Ares, Marban, Caamaño y Abia, cuestión que da una idea del nivel de material participante.

 


A continuación nos fuimos a ver la paella que se forma en el desvío en dirección al Fito, en el tramo Arriondas Carmen, para ver el uso del freno de mano en los tracción trasera, si bien lo más espectacular fue la trazada de las curvas previas de los Dacia, encabezados por Munarri, y la forma de no perder tracción de los Suzuki Swift, o los Opel R2 para encarar la curva a izquierda en subida, en la que aprovechamos también para ver la trazada de Ángela Vilariño que sigue la senda en el mundo del automovilismo de su padre (AnderVilariño), o de Paniceres que forman parte del equipo oficial de esta marca.

 

 


Durante la comida estuvimos debatiendo si ir al tramo de la Tornería que es uno de los clásicos, o bien ir hacia la parte oriental para evitar atascos entre tramos. Por fin optamos por la segunda posibilidad y acertamos ya que supimos que se había anulado la Tornería ya que el coche “0” informo de que había público andando por la carretera sin haber tomado una ubicación segura tras cerrar el tramo, con el consiguiente riesgo, cuestión que ha generado una gran sensibilidad a raíz del accidente del rallye de La Coruña que provoco seis fallecidos al salirse un coche de la trazada normal y arroyar al público situado en la cuneta de forma incorrecta.

 

 


Este tramo del Riu Cabra nos dejó una autentica exhibición, como en el resto del rallye de uno de los pilotos llaniscos sobre uno de los clásicos Peugeot 205, ya que Freddy Tames dio una lección sobre este pequeño coche, de como trazar para sacar tiempo a coches más potentes que el suyo, lo que le permitió quedar al final en decimosexta posición absoluta y quinto de la regional tras Jonathan Perez, Fran Cima, Daniel Alonso y Ángel Paniceres. Destacamos también por su buen hacer a pesar de su limitada montura a Julio Sanchez y al incombustible Seat Ibiza de Ceferino Caso. Por lo demás el Ford Fiesta R5 del mundial conducido por el piloto de Colunga Jonathan Perez seguía mojando la oreja a los Porsche y se mantenía al frente de la clasificación seguido de Vallejo, y alternativamente Ares y Fuster según el tramo.

 

 


Para concluir y dada la mala experiencia de los tramos nocturnos que tuvimos el año pasado, decidimos no meternos en tramo, y presenciar la salida desde Colombres, de la que pudimos ver la claridad que aportan las nuevas iluminaciones supletorias de led frente a las halógenas, pero mientras estábamos viendo salir a los últimos participantes, tras la retirada de Cañizares, nos llegó la noticia de que Vallejo había superado a Jonathan Perez, con problemas de iluminación, y se había situado tras todo el rallye a la expectativa, en esta primera posición, con lo que la clasificación final fue Vallejo, Perez y Fuster, de forma que este se hacía con el campeonato de España de rallyes de asfalto, que era su máximo objetivo.

 

 

 


 

Informacion adicional

  • Tema Los Coches Clásicos
Miércoles 23 de Septiembre de 2015 09:02

Diana Krall, una reina de las baladas

por Leopoldo Simó

23/09/2015

Diana Krall, una reina de las baladas


No podía dejar pasar esta oportunidad en que Diana Krall da un concierto en Madrid, mi ciudad, para escribir un artículo sobre ella, una de las cantantes de jazz más internacionales, además, por supuesto, de asistir a su concierto. En la gira que Diana Krall está llevando a cabo para presentar su último disco, Wallflower, hay programados dos conciertos en sendas ciudades españolas. El 22 de septiembre en Madrid y el 26 del mismo mes en Barcelona, donde ya actuó en su anterior gira de hace tres años. Casualmente el día 26 tengo previsto estar en Barcelona, pero allí mi agenda será más apretada, así que me decanté por sacar entradas para el de Madrid, en el Palacio de Deportes (ahora Barclaycard Center, así es la vida). Por cierto, creo que el precio de las entradas es un pelín alto para la que está cayendo.

Diana Krall

Diana Krall

Dentro del panorama actual de las vocalistas de jazz no son muchas las que puedan estar a la altura de Diana Krall, al menos en lo que a éxitos de ventas se refiere. En ese apartado quizá sólo la supere Norah Jones, cuyas ventas de discos se cuentan por decenas de millones. Otras divas actuales del jazz, como Patricia Barber, Madeleine Peyroux, Stacey Kent o Cassandra Wilson, sin que tenga intención de compararlas (que nunca lo haré), no creo que la superen en esa faceta ligada en parte a los aspectos comerciales. Pero no quiero seguir dando nombres de vocalistas porque son muchas las que hay y muchas las que me gustan. En España también tenemos un buen elenco de excelentes cantantes de jazz (algunas de ellas ya pasaron por este blog). Así que ahora me ceñiré a hablar de Diana Krall.

Diana Krall no es sólo una excelente cantante, sino también buena pianista y compositora. Como ocurre con muchos otros músicos que han llegado a lo más alto, la carrera musical de Diana comenzó en su infancia, a la edad de cuatro años, en la pequeña localidad canadiense de Nanaimo en la que nació y en la que tanto su padre como su madre eran pianistas. Para cerrar el ciclo de familia musical, en 2003 se casó con el músico británico Elvis Costello. A los 17 años obtuvo una beca para estudiar en el prestigioso Berklee College of Music de Boston, escuela de formación de la que tantos grandes músicos han salido. Tiene publicados 14 álbumes, desde el primero, Stepping Out, en 1993 hasta este último que se puso a la venta en febrero de este año 2015, Wallflower. Diana Krall ha obtenido cinco premios Grammy y como aún es joven (50 años no es nada) y le queda mucho por ofrecernos, a buen seguro que obtendrá varios premios más.

Los trece álbumes anteriores a este que ahora presenta están llenos de estándares de jazz. Muchos de ellos temas de los mejores compositores y que han sido cantados por las y los más grandes vocalistas y que en el caso de Diana cobran una sonoridad distinta. Y es que Diana tiene una clara y definida personalidad. No intenta imitar a ninguna de las grandes divas que le han precedido o que son sus contemporáneas en el mundo del jazz vocal. Sus interpretaciones tienen siempre el sello personal que ella les imprime basado en una cadencia y tempo lentos y una voz un punto grave y algo rasgada, pero muy melodiosa, lo que hace que sea considerada como una de las mejores cantantes de baladas de jazz, bossa nova o de la fusión de ambos. Tomemos un ejemplo: en 1927 George Gershwin compuso 'S Wonderful, con letra de su hermano Ira, un tema que han interpretado desde entonces los mejores cantantes, no solo de jazz. En los años setenta del pasado siglo Klaus Ogermann, que ya había trabajado con Antonio Carlos Jobim en varios temas de bossa nova, hizo unos arreglos de 'S Wonderful para adaptarlo a este ritmo -versión que popularizaría enormemente Joao Gilberto- y Diana Krall lo incluyó en su CD The Look of Love, editado en 2001. Las interpretaciones de una y otra versión han sido numerosas y muchas de ellas de una extraordinaria calidad, pero es posible que la versión grabada por Diana tenga un tempo distinto a las demás, más lento, sin que eso signifique que la prefiera a algunas otras, simplemente intento remarcar una de las características que definen a esta cantante y pianista. Y no es ese el único tema que puedo poner de ejemplo, porque hay muchos otros, en algunos de ellos llego a pensar que será difícil encontrar un metrónomo capaz de medir ese pulso.

Su último disco (hasta ahora) difiere de todos los anteriores en que en él no se incluye ninguna composición de las llamadas estándares de jazz. Hay temas de The Mamas & the Papas, Eagles, Leon Russell, Gilbert O'Sullivan, Bob Dylan, Paul McCartney, Elton John, Jim Croce, 10cc, Randy Newman y Neil Finn con los que Diana Krall ha confeccionado este álbum que ahora presenta. Un disco editado por Verve Records de una gran calidad y que también está disponible en plataformas como iTunes o Spotify. Pero esta selección de temas que ha hecho Diana para su nuevo disco ha supuesto que los críticos de jazz más puristas no lo consideren dentro de este género, pese a los arreglos que ha hecho David Foster, que si bien es cierto que no es un jazzman, es un afamado compositor y arreglista capaz de muchas cosas.

No son temas de jazz, sino casi todos clásicos del pop muy bien elegidos por Diana Krall y David Foster en la línea melodiosa de la cantante. El único tema que tiene un ritmo y un tempo algo más rápido es Operator, que compuso Jim Croce en el año 1972, aunque interpretado por debajo de los de su creador. Me parece un disco magnífico del que no sabría decir cuál de los temas me gusta más. Quizá si Diana lo ha titulado con el nombre de la composición de Bob Dylan, Wallflower, sea porque es su preferido (o quizá no). Es una canción preciosa. Creo que a Diana Krall no se la puede encasillar únicamente, ni ahora ni antes, en la categoría de jazz singer, porque ella ha abordado muchos estilos llevándolos siempre al terreno que le gusta y domina, que es el de la balada, y aunque haya intentado (y seguramente conseguido) acercar el jazz al gran público.

No considero que el Barclaycard Center (o Palacio de Deportes) de Madrid sea el mejor escenario para este tipo de conciertos. Ya sé que en los últimos años se han celebrado muchos -este mismo mes de septiembre varios de música pop y rock- y hasta alguno de música clásica -la osadía no conoce límites-, pero me hubiera gustado más un auditorio o teatro con mejor acústica para escuchar a Diana Krall y he de suponer que ha habido condicionantes de fecha, de aforo o de otra clase que han hecho decantarse por este lugar a los promotores del concierto (entre paréntesis diré que la organización dejó bastante que desear). En las demás ciudades europeas de esta gira el escenario es más adecuado para un concierto de estas características, salvo el MEO Arena de Lisboa que también es, como el de Madrid, un pabellón deportivo reconvertido para alojar eventos de todo tipo. Pero pese a lo inadecuado y desangelado del lugar disfruté del concierto de Diana Krall, de escucharla y verla en directo, algo que aún no había tenido la ocasión de hacer.

Concierto1

Concierto2

Dos momentos del concierto, Madrid 22 septiembre 2015

El de Madrid es el primer concierto de esta gira europea que finalizará el 27 de octubre en Estambul y cuyo objetivo principal, como ya he dicho, es la promoción de su disco Wallflower, pero no fue en el contenido de ese disco en lo que se centró principalmente el concierto. Diana estuvo acompañada en este concierto por Anthony Wilson (guitarra), Dennis Crouch (bajo), Stuart Duncan (violín), Karriem Riggins (batería) y Patrick Warren (teclado). Excelentes músicos todos ellos, que en algunos momentos del concierto nos dejaron unos solos para recordar, sobre todo la guitarra de Anthony Wilson y el violín de Stuart Duncan.

Y aquí se cambió el tercio. Diana Krall, que es veterana en estas lides, sabe que el directo es otra cosa y que si actúa para más de dos mil personas hay que meter caña y desmelenarse un poco y vaya si se movió ese pelo rubio. Y así comenzó el concierto, con el ritmo de We just coudn't say goodbye, que está incluido en su álbum anterior Glad Rag Doll, para seguir con un rítmico y sensacional On the Sunny Side Of the Street a mayor velocidad de la que se aprecia en su primer disco, Stepping out, uno de mis temas preferidos (son muchos) y que compusieron en los años treinta Jimmy McHugh y Dorothy Fields. Y los temas más melodiosos no llegaron hasta el cuarto en que la banda interpretó Just Like a Butterfly That's Caught in the Rain. Y más adelante empezaron los temas incluidos en Wallflower, empezando por el que da título al disco y siguiendo con California Dreamin' y Desperado. Y ya no hubo más temas del disco, porque Diana volvió al jazz más clásico. Tiene claro que no quiere que el público deje de identificarla con el jazz. Terminó el concierto, Diana y sus músicos se fueron del escenario pero el público no, insistiendo en que volvieran. Y se hicieron de rogar, porque tardaron lo suyo en volver a salir para interpretar otros tres temas, empezando por East Of The Sun (And West Of The Moon).

Me gustó el concierto y me sorprendió gratamente Diana Krall en directo con esos magníficos músicos. Vuelvo a insistir -ya lo he dicho muchas veces- que el directo es otra cosa. Pero la próxima vez que venga a Madrid, por favor, llevadla a otro sitio.

Viernes 18 de Septiembre de 2015 13:09

Real Club de Golf La Herrería

por Fernando Martín Moreno

 

El campo está ubicado en un enclave único, al noroeste de la Comunidad de Madrid, en la vertiente suroriental de la sierra de Guadarrama y al pie de Monte Abantos (que como comentaréposteriormente este monte está vinculado en el juego).

 

 



He tenido la fortuna de jugar en varias ocasiones en este emblemático campo,  en el que además de resaltar la espesa vegetación y sus milenarios árboles, tiene un gran atractivo como es la de jugar varias de sus calles viendo el impresionanteMonasterio del Escorial al fondo, lo que le da un aspecto realmente único.

Desde que se accede por la puerta principal ya se aprecia la belleza de este campo legendario.

 

 



En primer lugar quiero agradecer a dos responsables del campo: Fernando Blanco y Mario Arribas por su profesionalidad y lograr que el campo esté siempre en perfectas condiciones de juego.








Me gustaría resaltar el hoyo 8, a medida que vamos jugando por la calle vamos teniendo una visión cada vez mayor del impresionante Monasterio, se dice en broma que es la “casa Club del campo de golf”.







Otro hoyo singular es el nº 7, un par tres de 138 m. en donde es habitual poner el premio a la bola más cercana, hasta en varios campeonatos he visto la posibilidad de ganar un coche si hacemos un “hole in one”.

 



Como indicaba al principio del artículo hay un monte que condiciona el juego, concretamente en el green y es el monte Abantos. Se dice que la caída en casi todos los greenesestá alineada con este monte, por ello a la hora de calcular la caídade la bola al patear,tendremos que tener en cuenta donde está situado este monte.

 

 

La primera parte sufrió una transformación en el año 2000, que realizó el prestigioso diseñador José Gancedo. Esta remodelación respetó el robledal y el bosque autóctono y modernizó tees, greenes y bunkers, además de crear lagos en los hoyos 1 y 4. Estos lagos ubicados en sitios estratégicos le dan un mayor atractivo paisajístico, así como la de motivar en el juego al tener que arriesgar.


 

Un campo magnífico que todo aficionado al golf debería jugar alguna vez.

 

Martes 08 de Septiembre de 2015 11:44

HUNGAROS

por Juan Pedro Escanilla

Tendría yo unos ocho años (lo deduzco más por la cronología de los hechos que por mi memoria) cuando aparecieron por el edificio en el que yo vivía en Madrid dos chavales húngaros de edad aproximada a la mía. Con ellos bajaba a jugar a la calle y a intercambiar palabras de nuestras lenguas como otros chicos intercambiaban cromos de futbolistas o bolas de jugar al gua. Creo que ellos aprendieron a hablar español correctamente mientras que yo apenas logré entender dos o tres palabras con las que me lucía en las comidas familiares pero que he olvidado por completo.

No habría vuelto a acordarme de ellos de no ser por las imágenes recientes de la estación de trenes de Budapest atiborrada de emigrantes que huyen de la guerra (las guerras) en oriente medio.

Cómo ellos, los niños húngaros habían huido. En su caso, de la brutal represión que siguió al fracaso de la revolución de otoño de 1956: Un buen día su madre, según contaban en casa, se hartó, cogió una bicicleta, una mochila y a los niños y se fue al bosque a buscar setas. Y así, tras da roda, llegó a la frontera y acabó después por aterrizar en España, en casa de otra húngara, Doña Ilona, no sé si familia o amiga, quien vivía ya en el edificio desde hacía unos años. Pasaron allí un tiempo, se fueron, y no los he vuelto a ver.

Por la improvisación de la que están haciendo gala los gobiernos, se diría que están ante un fenómeno excepcional, que no hubiera pasado antes. Sin embargo yo mismo, a lo largo de mi vida he conocido personalmente, además de a los chicos húngaros, a refugiados de Nicaragua, Chile, Argentina, Sahara, Libano y Palestina. No han sido los únicos casos: Por las noticias he sabido de los éxodos en los Balcanes, de los boatspeople, etc. Y mención aparte merecen las oleadas de inmigrantes venidos de los países del este cuando celebrábamos las caídas de los muros en vez de levantarlos. Muchos países europeos, hoy prósperos, veían hace relativamente poco como sus habitantes tenían que huir literalmente y con grandes riesgos, de la miseria, el fanatismo y la violencia. Parece que se llevaron con ellos toda nuestra dignidad.

Cómo le pasaría a la húngara de la bicicleta, la decisión de emprender viaje no es cosa fácil para un candidato a refugiado, ni siquiera para un emigrante económico: Dejarlo todo, arrostrar peligros y encarar un futuro incierto.Hoy en día, acostumbrados a los viajes de turismo y placer, apenas si nos percatamos de que hay otros viajesen los que la gente huye, enlos que la gente  busca, en los que la gente muere: Un paquebote de cruceros puede coincidir con un esquife de fortuna en el Mediterráneo sin siquiera verlo.

Hasta que viene a darnos un aldabonazo ese niño varado en la playa, un pelín cabezón (aún un bebé) y con el culo en pompa. Del que solo la postura poco natural de los brazos nos indica que no está dormido. Para él también, cómo para los niños húngaros, sus padres buscaban un futuro mejor.


Este campo fue inaugurado el 1 de Julio de 1967 por S.E. el Jefe del Estado D. Francisco Franco, tal y como queda constancia en la placa conmemorativa que existe en la entrada del Club Social.Durante sus cuarenta y ochoaños de existencia, ha albergado entre otros campeonatos importantes, varias ediciones del PGA Open de España.

Con espléndidas vistas de la sierra norte de Madrid, el campo de golf del RACE cuenta con una vegetación abundante y muy desarrollada por el paso del tiempo, que adorna y, en algunos casos entra en juego en las calles del recorrido. Los fairways, anchos y con grandes desniveles, son la antesala de greenes amplios y bien protegidos, por alguno de los 59 bunkers con los que cuenta el campo, que le hacen ser uno de los más atractivos y exclusivos de España.

Quiero resaltar el para mí ya famoso hoyo 13 de 203 m., en el que tuve la “fortuna” de hacer un par la última vez que jugué.

 

 

 

 


Entre estas dos fotos hay más de diecisiete años de diferencia. Mis comienzos en el golf fueron precisamente en este Club del RACE en 1998, en donde el Maestro “Seve” me motivó a jugar al jugar.

Quiero resaltar la importante labor que hace tanto el director del campo D. Carlos Fernández Grande, como dos responsables del Club: D. Alejandro Fervicy D. IgnacioVidosa, para que este club siga siendo un referente en nuestro País.

 

 

He jugado en este campo la última vez a beneficio de una asociación benéfica para recaudar fondos para la investigación de la enfermedad de Von Hippel-Lindau. Quiero agradecer la importante labor que todos los años hace mi amigo Javier Gomez Berruezo, por esta causa. Creo que la solidaridad es fundamental para ayudar en la investigación de este tipo de enfermedades, por lo cual me alegro doblemente de haber participado en este torneo solidario.

Sábado 11 de Julio de 2015 05:17

La cura contra el calor

por Ana Martínez Arce

He llegado a la conclusión de que soy masoquista, pero bien. Trabajando de 7 de la mañana a 3 de la tarde donde Cristo perdió el zapato -o lo que perdiese, que nunca me aclaro- y teniendo un paseito desde la parada de la ruta hasta casa, estos días llego asfixiada. ¡Hasta se me quita el hambre! Ese es uno de los pocos efectos secundarios del verano que agradezco: ya no tengo hambre cada dos horas y cuando la tengo solo me apetecen cosas fresquitas. Aun así, no sé cómo puede estar ayer a las 7 de la tarde en la cocina, sudando a todo sudar, preparando una pasta al horno para el día siguiente, consciente de que al día siguiente al llegar me va a apetecer, como mucho, una ensalada. ¿Es masoquismo o es el hecho de tener un blog y no querer hacer diariamente fotos de un plato con lechuga?


Sea como fuere todos los día me digo a mi misma: queda clausurada la temporada de horno, por lo menos por las tardes, que para horno ya tengo con salir a la calle … pero al final veo algo en algún blog o en algún libro que me llama la atención y ¡vuelta a los sudores!. Y pensar que la gente paga por ir a las saunas cuando tienen una en casa...es algo que nunca entenderé. Por eso hoy haré unas galletas que vi ayer aquí, pero mientras tanto os dejo con unas fotitos de lo que realmente se "cuece" o más bien "no se cuece" en la cocina estos días: los “Smoothies” - me apetecen a TODAS HORAS y les puedes echar lo que quieras. Es curioso porque en invierno que solo hay manzanas y peras, comer fruta me da un poco de pereza, pero es llegar el buen tiempo y me convierto en brontosaurus  y consumo fruta encantidades industriales. De hecho con los “Smoothies” me pasa como con el colorete: empiezo con una cantidad razonable y cada día voy echando más y más hasta que, en el caso del “Smoothie” he llenado el vaso de mi querido Minipimer y, en el caso del colorete parezco una muñeca pepona.

Los “Smoothies” -si es que se llaman así los vasos de fruta licuada- los hago siempre con zumo de naranja y plátano que le da un toque más consistente y suave. El resto de ingredientes dependen de lo que tenga en la nevera: hace unas semanas eran fresas, hoy han sido una pera y un paraguayo (nunca me ha quedado muy claro si se dice paraguayo o paraguaya...). Con esto, el biquini, la toalla y algún libro "chorras" y la piscina, aunque sea solo por las tardes, habrá que ir aguantando hasta que lleguen la vacaciones de verdad. En cuanto a los libros, en general soy más de libros de fantasía, ciencia ficción y si son novelas románticas me gustan las de Jane Austen, Elizabeth Gaskell y compañía, pero en verano y en la piscina no hay nada como un libro de los que no te importa mojar y que te acabas en un día, sobre todo éste, del que acaban de sacar la peli y, aunque parezca ridículo decirlo porque no creo que todos los académicos de la lengua se leerían este libro ni en la piscina, ¡es mucho mejor que la película! Lo que me gustó de la película fue la canción del final.

 

 


Esto de los dulces es como la vida misma: lo que importa es que el interior esté bueno, pero que la cosa entre por los ojos siempre ayuda, así que el otro día decidí poner todo guapo a mi humilde bizcocho de plátano requete-socorrido que acabo haciendo todas las semanas para aprovechar plátanos MUY maduros, bien sea en forma de cake o en forma de magdalena. Últimamente, emulando a la gran Nigella, he llegado hasta a congelar plátanos a puntito de pasar a mejor vida. Lo que pasa es que de vez en cuando soy un poco tonta y en lugar de pelarlos antes de congelarlos los meto tal cual en el congelador. Al sacarlos y dejarlos descongelar no es que la piel se quite mal, que se quita de maravilla, pero lo de dentro parece un gusano de estos asquerosos que salen cuando llueve, pero en blanquecino... Como no soy escrupulosa, lo echo en la masa y me quedo tan ancha, y además el bizcocho sale igual de bueno, pero seguro que Nigella los congela pelados.

La razón de vestir de largo y añadir algún que otro complemento a un bizcocho simple, pero rico, es que estos días he decidido hacer bizcochos para desayunar pero con algo más de gracia de lo habitual. Obviamente lo primero que hay que hacer para engalanar un bizcocho es escoger un vestido, así que elegí un molde de bundt cake de silicona que compré hace un año en una tienda de estas que es como las de los chinos que utilicé un día y no he vuelto a tocar. Los moldes de silicona, a pesar de ser el furor últimamente a mí no me acaban de convencer, pero como no está el bolsillo como para desembolsar 30 euros como mínimo en uno nuevo metálico, decidí probar con éste. Esto de los moldes es un vicio y yo intento controlarme, pero ya no me hacen ilusión los zapatos, camisetas y vestidos(bueno sí, pero algo menos que antes), ahora me pongo como loca cuando por mi cumple me regalan un soplete, un aro o un corta pastas aunque sea de 50 céntimos y ahoraen lugar de pedirles a los Reyes un bolso les pido una máquina para hacer pasta fresca, así que como para dar rienda suelta a mi furia compradora...

Elegido el vestido, pasemos a los complementos. Los complementos fueron un poco lo que se me ocurrió sobre la marcha y de hecho ni apunté cantidades, pero como el resultado final es el desayuno perfecto, así tengo excusa para hacerlo la semana que viene. Por encima, el típico glaseado de azúcar glas y una gotita de leche que queda de lujo cayéndose por los surcos del bizcocho. Lo malo es que empiezas echándolo encantada: ay qué blanquito me ha quedado y aquello empieza a gotear y gotear hasta que te queda un señor charquito (iba a decir pequeño, pero como que no) en el plato, pero eso se rebaña y ¡listo!

Lo de las nueces es algo que voy a repetir, porque luego en el horno se tuestan un poquito y tienen el toque dulce del jarabe, hacen de contraste crujiente al bizcocho... vamos, ¡que se quite el 2.55 de chanel, que han llegado las "nueces cristalizadas"! Otro día tengo que publicar otra versión de esta idea que he hecho varias veces con el bizcocho delVictoria Sponge típico, al que añado nueces bañadas en caramelo. Ese también está que te puedes morir porque,además de las nueces, el caramelo se derrite en el horno y empapa parte del bizcocho,.¡el que no esté salivando a estas alturas no tiene sangre en las venas! De hecho acabo de encontrar una foto para que veáis a lo que me refiero.

Lo mejor de esto es que con un bizcocho versátil puedes hacer infinidad de combinaciones. Cuando me apetece con chocolate, echo trozos de chocolate a la masa pero seguro que con un glaseado de chocolate tipo el que llevan los donuts está buenísimo. Yo seguiré probando hasta alcanzar "mi mejor bizcocho", aunque me parece difícil elegir entre tanta cosa buena... lo único que sé es que, por ahora, éste es finalista y que no me estoy desviando del todo de la "repostería sana" porque lleva plátano...

 

 

bundt cake de plátano y nueces

Para las nueces cristalizadas

varios puñados de nueces

unos 50gr de azúcar

una o dos cucharadas de agua

La próxima vez que lo haga, lo mido, porque así es una chapuza, pero lo que hice más o menos fue: pelar unas cuantas nueces - vuelta a los trabajos forzados - y calentar el azúcar con un chorrito de agua en un cazo hasta que quedó todo disuelto. Entonces lo dejé hervir durante unos minutos, para que alcanzase consistencia de jarabe sin que se empezase a dorar. Esto lo vertí sobre las nueces troceadas en trozos grandes y lo moví todo para que todos los trozos quedasen recubiertos por el jarabe de azúcar

Para el glaseado

azúcar glas

unas cucharaditas de leche

Poner el azúcar glas en un bol y añadir la leche muy poco a poco hasta alcanzar la consistencia deseada.

Para el bizcocho

3 plátanos maduros
125ml aceite
2 huevos
250gr harina
100gr azúcar
media cucharadita de bicarbonato sódico
1 cucharadita de levadura en polvo

1. Precalentar el horno a 200ºC.
2. Triturar los plátanos.
3. Medir el aceite en un vaso medidor y añadir los dos huevos y batir.
4. Poner la harina, el azúcar, la levadura y el bicarbonato en un bol, añadir la mezcla del aceite y los huevos, remover y añadir los plátanos triturados. Mezclar bien.
5. Verter la mezcla en el molde. Colocar las nueces cristalizadas por encima
6. Hornear durante unos  40-45 mins, hasta que un cuchillo insertado en el centro salga limpio. Al principio prestar atención a las nueces: en cuanto estén tostadas, cubrir con un trozo de papel albal la superficie superior del bizcocho con las nueces para evitar que se quemen.
7. Sacar del horno, dejar enfriar, dar la vuelta y glasear.

PD. Esta es una página web que he creado con mi hermana: www.hermanasarce.com

 

Martes 09 de Junio de 2015 19:25

WATERLOO

por Juan Pedro Escanilla

Creo que fue Marx el que dijo (no sé si de su cacumen o citando a alguien) que la historia se escribe dos veces, una como tragedia y otra como comedia. Parece que los humanos nos empeñamos en darle la razón haciendo el ridículo siempre que podemos.

El próximo 18 de junio hará justo doscientos años desde que se libró la batalla de Waterloo, que terminó con el imperio de Napoleón, tras el sobresalto de los cien días, y cambió el mapa político de Europa incluida la creación del Reino Unido de los Países Bajos del que se independizará poco después la actual Bélgica, que, paradójicamente, había sido modernizada bajo el dominio francés.

Fue una batalla sangrienta en la que se perdieron 55000 vidas. Lejos de los records habituales, sobre todo de los actuales dónde los civiles mueren a mansalva, pero impresionante si se tiene en cuenta que sólo duró doce horas.

Conmemorar las batallas es algo habitual. Sobre todo las victorias (¿Qué ciudad importante no tiene su arco del triunfo?) pero todos sabemos que también hay países a los que les gusta celebrar sus derrotas, sobre todo si están orgullosos de ellas: Para los griegos la defensa del paso de las Termópilas es una gesta nacional. Cómo para nosotros Numancia.

Los franceses, sin embargo, no deben estar muy orgullosos de su papel en Waterloo porque han puesto el grito en el cielo cuando los belgas, que combatieron como aliados de los ingleses, han intentado acuñar una moneda de dos euros con el león de Waterloo en una de sus caras.

No sé si el público en general, salvo los coleccionistas, suele fijarse mucho en los grabados de las monedas. A lo sumo las guardamos cuando están relucientes y tenemos una tendencia natural a soltar las más viejas o usadas, ley de Gresham obliga, sin indagar mucho a que viene uno u otro motivo. A pesar de eso, sesudas mentes europeas, reunidas en el ECOFIN han decidido que era muy feo molestar al vecino recordándole sus derrotas. Y cómo las tonterías nunca vienen solas, o quizás para compensar, también se ha impedido a Francia emitir una moneda conmemorando la batalla de Mariñano en la que vencieron a los milaneses y suizos hace ahora 500 años.

No sé lo que harán los franceses, pero los belgas, que tienen una gran habilidad para encontrar soluciones a todo, han decidido finalmente acuñar una moneda de 2,50 euros. Cómo no tendrá curso legal difícilmente podrá oponerse el ECOFIN, así que la moneda existirá y tendrá el mismo status que tienen las monedas conmemorativas que desde hace tiempo se venden al pie de la colina del Mont Saint Jean, cerca de Waterloo, una de ellas con el mismo león en una cara, y que son acuñadas por …. surprise ! … La casa de la moneda de la República francesa

 

Sábado 23 de Mayo de 2015 18:11

El amplio mundo de Quincy Jones

por Leopoldo Simó

23/05/2015

El amplio mundo de Quincy Jones

 

En los anteriores artículos que han aparecido en este blog he escrito sobre intérpretes (principalmente), estilos, locales, festivales, instrumentos e incluso del jazz en algunas ciudades, como fueron los dos dedicados a Nueva York y el que escribí sobre Paris. Pero éste, que comienzo ahora, no sé dónde encuadrarlo, porque su protagonista abarca tantas facetas del mundo artístico que no resulta fácil etiquetarlo. Pero me parecía obligado dedicar un artículo a quien ha sido protagonista de tantos hechos en el mundo de la música. Hablar sobre Quincy Jones es tan fácil como difícil. Fácil porque su vida es tan rica y extensa que hay mucho que decir sobre él y sobre lo que ha significado en el mundo de la música y muy especialmente en el jazz y difícil ... por lo mismo, porque es tarea ardua resumir en una pocas líneas esa vida.


QuincyJones

Quincy Jones en el Montreux Jazz Festival 2013, homenajeado por sus 80 años

 

Quincy Jones es ante todo un gran músico y, como tal, un amante de la música. Pero es mucho más que eso, porque sus actividades no se han limitado a lo largo de su extensa carrera a la interpretación y composición. Empezó tocando la trompeta en clubs de Seattle, ciudad a la que se trasladó con su familia desde Chicago, donde había nacido en 1933. Tenía entonces 14 años de edad. Y ahora, además de tocar trompeta y piano, desempeña los roles de arreglista, compositor, director de orquesta, productor discográfico, de cine y televisión, director ejecutivo de medios de comunicación, editor y hasta escritor si consideramos la autobiografía que escribió y publicó en 2001, Q: The Autobiography of Quincy Jones. Y aunque sus orígenes musicales están en el jazz y esta música ha sido su principal dedicación, también ha cultivado otros estilos, como el pop, soul, bossa nova o rock, lo que a veces le ha supuesto la crítica de quienes no entendían este alejamiento del jazz, que por otra parte QJ nunca ha abandonado. Pero una de las facetas de QJ que mayor reconocimiento y agradecimiento merece es la del apoyo y promoción que presta a nuevos y jóvenes intérpretes. A su edad y habiendo sido todo en el mundo de la música es de agradecer esa dedicación suya para dar a conocer nuevos talentos en la interpretación musical. Más adelante volveré sobre ello.


Cuando empezó a escuchar bebop quedó inmediatamente atraído por aquel sonido que revolucionó el jazz en los años 40. La trompeta de Dizzy Gillespie, que fue enseguida su ídolo, y el saxo de Charlie Parker le cautivaron tanto que no paró hasta conseguir una beca en el Berklee College of Music de Boston, donde completó sus estudios de música. De ahí pasó a tocar la trompeta en la orquesta de Lionel Hampton, viajando por medio mundo. Después, en Paris, decidió continuar sus estudios musicales con la célebre profesora Nadia Boulanger y con 26 años Quincy Jones ya dirigía su propia orquesta. Es demasiado extensa la lista de músicos con los que ha tocado, para los que ha hecho arreglos, para los que ha compuesto o a los que ha dirigido como para relacionarlos a todos aquí, pero son innumerables y de lo más variado, además de los más famosos. Es el músico que más premios Grammy ha obtenido, 27, y el que más nominaciones tiene a ellos. Y más records, como el de ser el productor del disco más vendido de todos los tiempos, Thriller, de Michel Jackson, con el que trabajó y grabó en múltiples ocasiones. O también el de ser el productor de la canción que mayores ventas ha tenido en la historia de la música, We are the world, que se grabó con la participación de un buen número de grandes intérpretes en 1985 para recaudar fondos para luchar contra el hambruna en Etiopía. Ha sido nominado a los Oscar en media docena de ocasiones por las bandas sonoras o canciones que compuso para importantes películas, es Doctor Honoris Causa por varias universidades y poseedor de un sinfín de galardones y premios.


Son más de seis décadas, casi siete, las que Quincy Jones ha dedicado a la música, y lo que le queda, seis décadas que comenzó como intérprete y que ha cubierto transitando por todas las facetas imaginables que pueda tener el mundo musical. Ha grabado más de 250 discos como intérprete de trompeta y piano, como director de orquesta o con otros artistas, interpretaciones a las que siempre imprime su enorme sentido del ritmo, algo que lleva muy dentro, recordemos que sus orígenes vienen del bebop, un estilo que se caracteriza por el fuerte protagonismo de la sección rítmica y el uso del fraseo rápido. Toda su música recogida en esos más de 250 discos, desde los primeros que grabó en los años 50 hasta los últimos editados, que incluyen una recopilación de sus mejores temas, como Anthology, Quincy o From Q with love, o el último (creo) en 2014, Bossa Nova/Quintessence. Su disco Anthology contiene verdaderas joyas del jazz, como Harlem Nocturne o Quintessence.


Anthology

Portada del disco Anthology

 

Quincy Jones se ha hecho habitual de los festivales más importantes. El de Montreux no se concibe sin su presencia y la de algunos de sus intérpretes promocionados. Y ahora QJ dedica gran parte de su tiempo al descubrimiento y promoción de jóvenes promesas, a través de su productora Quincy Jones Productions. Algunos de estos músicos jóvenes en los que está volcado Quincy Jones me han parecido realmente interesantes cuando he escuchado sus grabaciones.

Alfredo Rodríguez es un buen pianista cubano -Cuba sigue dando muy buenos músicos- que ya ha grabado tres discos. Los últimos dos años, 2013 y 2014, ha tocado en el Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona.

Andreas Varady es un guitarrista, originario de Eslovaquia, que siendo aún adolescente (ahora tiene 17 años) había tocado ya en un buen número de festivales internacionales (en el de Montreux tuvo su primera actuación en 2012) y en los mejores clubs de jazz de Europa.

Nikki Yanofsky es una joven cantante canadiense de jazz y pop que ha actuado ya en varios países europeos y Japón, además de sus constantes actuaciones en Canadá y Estados Unidos.

Jacob Collier creo que es uno de los intérpretes preferidos de Quincy Jones, quizá porque lo ve como un genio y un músico muy completo. No empezó con la música de jazz hasta los 14 años, antes había estudiado canto. Compone, es vocalista, toca el piano y el contrabajo y es uno de los músicos más visitados en Youtube. Ha tocado ya varios años en el festival de jazz de Montreux y este año repite compartiendo escenario con genios como Chick Corea, Herbie Hancock y Melody Gardot.


JacobCollier

Programa del Montreux Jazz Festival 2015. Auditorio Stravinski, 16 de julio

 

Justin Kauflin es un caso especial y también uno de los músicos predilectos de Quincy. Un chico que empezó a tocar el violín y el piano a los cuatro años y que poco después se quedó ciego debido a una enfermedad de las denominadas raras. Ya en su adolescencia cambió la música clásica por el jazz y estudió con excelentes músicos. En 2014, bajo la dirección de Alan Hicks, interpretó el documental Keep On Keepin' On, que relata la historia de amistad del joven Justin y el gran trompetista y maestro de maestros Clark Terry (fallecido hace tan solo tres meses, en febrero de 2015) y que ha obtenido varios premios y fue nominado a los Oscar como mejor documental. Por entonces ya estaba Justin con Quincy Jones, con quien ha hecho varias giras y actuado también en el festival de Montreux.


Y no solamente los que acabo de mencionar, porque son más los que están en la órbita productora de QJ. Pero el apoyo y promoción de jóvenes intérpretes no se limita a la producción, que a fin de cuentas es una de las actividades de Quincy Jones y para eso creó su propia productora, sino que también promociona a otros músicos sin que sea él el responsable de la producción de los mismos. Tal es el caso, por ejemplo, de la barcelonesa Andrea Motis, trompeta, saxo y voz, de la que ya he escrito en un par de artículos en este blog y una de las grandes realidades ya del jazz en España. En el festival de Peralada, en julio de 2011, Quincy Jones presentó personalmente y apadrinó a varios artistas, entre los que estaban la jovencísima pianista Emily Bear y Andrea Motis, que entonces acababa de cumplir 16 años.


Peralada2011

Quincy Jones con Andrea Motis y Emily Bear. Festival Castell Peralada, 20 julio 2011

 

Quincy Jones, un octogenario que no para de trabajar y que sigue dedicando todo su tiempo a la música, que en definitiva ha sido y es su vida.

 

Martes 19 de Mayo de 2015 07:41

INCERTIDUMBRE

por Juan Pedro Escanilla

 

Cualquiera que haya entrado alguna vez en un casino y haya apostado una ficha, aunque sea pequeña, a la ruleta, ha conocido ese momento mágico en el que la rueda empieza a girar más lentamente y los números empiezan a hacerse visibles. En nuestro fuero interno todos empezamos a especular haciendo cálculos imposibles, tratando de adelantarnos al destino incluso a sabiendas de que no podemos cambiarlo porque, mesdames et messieurs, les jeux sont faits.

Antes era más fácil. Cualquiera podía jugar a adivino porque lo único que había que acertar era si el partido favorito podría gobernar sólo o tendría que hablar catalán en la intimidad.  Ahora, a cada partido favorito le ha salido un clon, un hijo rebelde que aspira a comérselo aunque sea a base de mimetizarlo: un espejo mágico donde los votantes quieren verse sin la caspa de la casta, sin los granos de la corrupción, sin las arrugas del cansancio por las recetas fallidas.

Unos y otros se miran de reojo al tiempo que contemplan las evoluciones de la bolita en la corona superior a la de los números: A golpe de encuesta van atisbándose posibles resultados: Par, impar; Rojo, negro; Izquierda, derecha. Todos saben que ninguno podrá hacer saltar la banca, así que lo importante es hacer guiños a unos y otros sin perder en el intento  todo su capital político.

Los nuevos partidos políticos tienen el atractivo de su frescura. Y en un país donde cada uno lleva un ministro de economía o de trabajo, incluso uno de asuntos exteriores, en el bolsillo, la crítica da réditos. Es este clima de ruptura con el pasado el que han sabido aprovechar tanto Podemos como ciudadanos para plantar cara a sus hermanos mayores, llevándose, de paso, por delante a los que lo habían intentado cuando los tiempos no estaban maduros.

Pero todo tiene sus límites y las cargas de podemos contra Izquierda Unida y de Ciudadanos contra UPyD no eran sino maniobras tácticas para volver a lo que es el objetivo de todo partido que aspire a gobernar en los países de nuestro entorno: Ocupar el centro.

Este proceso se ha cobrado ya sus víctimas en un Podemos que cada vez quiere parecerse más al PSOE y, de otra forma, porque su origen y evolución es diferente, afectará también a Ciudadanos. ¿Cómo se recompondrán izquierda y derecha tras todo este barullo? ¿Volveremos al bipartidismo imperfecto, sea quien sea quien resulte ganador en cada bando, o se consolidarán cuatro grandes partidos a nivel nacional?

La sucesión de acontecimientos electorales (más aún que la ausencia de cultura de pactos que es un recurso manido: se aprende rápido) va a hacer que los resultados sean de difícil digestión, cómo en Andalucía donde, si no fuera por las municipales y autonómicas hace ya semanas que tendríamos gobierno, con o sin Chaves dimitido de todos sus cargos.

Porque el talón de Aquiles, tanto de Podemos como de Ciudadanos es su ambigüedad. Se puede repetir hasta la saciedad que ya no importa lo de derechas o izquierdas, pero la realidad es tozuda. Creo que fue Mariano Fernandez Enguita (perdón si me equivoco) quien publicó hace un tiempo en Facebook la percepción de los ciudadanos: Podemos aparecía a la izquierda del PSOE pero no tanto cómo IU y el más transversal de todos era Ciudadanos (la campana de Gauss perfecta). No sólo por eso, sino por su posición en el espectro, parece que Ciudadanos puede ser la pareja de baile deseada por todos, a condición de que tenga la talla suficiente para bailar en pareja.

Así que se avecinan tiempos complicados en los que se evocarán toda suerte de espectros políticos: El frente nacional; La gran coalición; La pinza. Cada uno sentirá el vértigo de la bolita girando con la mirada puesta en noviembre y en las consecuencias de un paso mal dado. Pero al final cada uno tendrá que optar y definirse porque incluso para cambiar el sistema hay que tomar el poder.

Herrar o quitar el banco.  Pero que nos ahorren las votaciones sin fin y los discursos sin lógica.

 

 

Página 3 de 22

Blog de Humor

Banner
Diseñado por:
Jaitek